Cronos, el padre del metal extremo, uno de los imperdibles en el Metal Fest.
29/02/2012
Julián Pacheco (265 artículos)
0 comentarios
Compartir

Cronos, el padre del metal extremo, uno de los imperdibles en el Metal Fest.


El bajo perfil, la perseverancia y la actitud de guerrero son algunas de las características de una de las personalidades más importante e influyentes que pisarán el escenario en el Metal Fest: Cronos, el padre del metal extremo, que llegará por segunda vez junto a su banda Venom a mover a las legione de Satán en la primera jornada del evento.

Conrad Lant, más conocido como Cronos, es una de las figuras más importantes e influyentes para todo lo que hoy conocemos como Metal Extremo y su banda Venom es, sin duda, una de las grandes atracciones del Metal Fest Santiago, a realizarse los próximos días 28 y 29 de abril en el Movistar Arena.

Esta será la segunda visita al país de la legendaria y reformada banda, cuyo carismático líder es uno de las referencias obligadas al momento de hablar de Metal o ‘la música del demonio’, como  él lo denomina. Venom trae bajo el brazo el excelente ‘Fallen Angels’ (2011), disco del que Cronos está muy orgulloso, pues dice haber logrado revivir el antiguo sonido y vibra de la banda, un disco bastante agresivo y con buenas dosis de actitud Punk, que logra enganchar fácilmente tanto a los fans die Hard de su sonido primigenio, como a nuevas generaciones de seguidores de la agrupación.

La actitud y el nacer de un nuevo estilo

Los inicios de Conrad Lant en la música fueron en 1978, en Newcastle, como parte de la banda Guillotine, en la cual era guitarrista junto al otro miembro original de Venom, Mantas. Cuando el bajista de Guillotine deja la agrupación, es Conrad quien asume el control del Bajo y, más adelante, cuando los deja el vocalista, asume también el rol de la voz, cambiando, de paso, el nombre del grupo a Venom.

Cuando Venom irrumpe en escena, era la New Wave Of British heavy Metal (NWOBHM) la que lideraba el panorama del rock pesado en Inglaterra, es decir, lo que mandaba era el sonido pulcro, los solos de guitarra virtuosos y las voces más bien agudas; eso era lo que escuchabas y lo esperabas escuchar. Pero ahí estaba Cronos y su banda, sonando como la verdadera banda sonora del caos y el infierno, sin solos virtuosos, con guitarras aceleradas y sucias, cantándole a Satán, con un look y actitud únicos en su época, llegando más allá que cualquier otra banda de Heavy Metal. Ellos mismos lo describen de la siguiente manera: “Más Satánicos que Black Sabbath, más ruidosos que Mötorhead, con un show pirotécnico para competirle a Kiss y con incluso más cuero que Judas Priest, los ingredientes definitivos para la banda de metal definitiva”.

Las letras de Cronos y sus discos fueron tanto o más allá que su actitud o puesta en escena, especialmente por la desilusión de escuchar a ídolos como Ozzy cantando acerca de demonios,

pero nunca sintiéndose parte de ellos. Lance lo describe de la siguiente manera: “siempre estuve frustrado con Ozzy, porque siempre decía ‘¡Oh! Hay un demonio ahí… Viene hacia mí, ¡Dios, Ayúdame!’. Nunca fuiste el Príncipe de la Oscuridad ¡Eras un puto borracho! Ozzy, te amamos, pero no eres Satánico ni en lo más mínimo. ¡Yo soy el demonio, yo estoy en liga con Satanás, yo vendré y morderé tu culo, Ozzy!”.

La búsqueda de sensaciones para el oyente también es parte importante de sus trabajos, de hecho el segundo larga duración de Venom, Black Metal de 1982,  comienza con el sonido de una motosierra cortando metales. La idea, según Conrad, era que el oyente, al momento de posar la aguja sobre el vinilo, escuchara este sonido y pensara que su equipo musical se había averiado. También Lant cuenta que para la misma grabación llegó al estudio con un silbato para perros para hacerlo sonar entre cada canción: “Quería que los perros, loros y gatos se volvieran locos y comenzaran a delirar.” También acota que “Tú creas cosas para mover a la gente de diferentes maneras, no es solo sentarse y golpetear los pies. Hay que poner algo en la música que haga pensar a la gente”.

Otro de los rasgos distintivos de Venom es su sonido crudo y desprolijo, incluso se llegó a decir de ellos que con su sonido escondían su carencia de habilidades, pero nuevamente Cronos explica esto de la siguiente manera: “No me interesa que venga Joe Satriani a discutir lo que es técnicamente correcto y lo que no, eso es lo último en mi mente”. Nuevamente, ACTITUD, lo que hace grande a una banda.

Ya con dos discos a su haber en 1982, ‘Welcome to Hell’ y ‘Black Metal’, Venom logró tanta influencia que todo un sub-género del Heavy Metal tomaría el nombre de su segundo LP, además de influenciar fuertemente al Thrash y el Speed Metal.

El guerrero / El sobreviente

Venom debió, desde el inicio, superar barreras, como ser los únicos haciendo una música realmente infernal, barrera que sabrían superada cuando llegara a manos de Lant, un video de una joven banda de Metal de Estados Unidos, llamada Metallica, donde Dave Mustaine aparecía usando una polera del ‘Welcome to Hell’, lo que lo hizo ponerse en contacto con ellos para su gira del ’83 por el país del Norte. Gracias a Metallica es que conocieron luego a Slayer y posteriormente a Exodus, con quienes también giraron, haciendo aún más grande el nombre de Venom.

Lant mismo no ha estado exento de luchas personales. En 2002 sufrió un accidente mientras escalaba, cuando una roca desprendida lo golpeó en la espalda. El accidente apartó a Cronos de la música por al menos dos años, pues no podía soportar el peso de una guitarra o un bajo y mucho menos correr con él por el escenario. Pero Cronos no es de los que se dejan estar y, siendo él el principal productor del arte de los discos de Venom, aprendió a utilizar softwares de diseño y animación 3D, además de programación de videojuegos, hasta su total recuperación, tras la cual fue posible verlo por primera vez pisando tierra Chilena el 9 de diciembre de 2009, en un impecable show que repasó toda la carrera de la banda.

Qué quieres que diga en tu lápida

Para entender aún más a un grande, una frase de él para las nuevas generaciones y legiones de Satán: “Siempre le digo a la gente que ser diferente y arriesgarse es un lugar solitario al principio, porque la gente no recibe el mensaje o no lo entiende. No son lo suficientemente valientes para comprometerse con tu causa. Es un lugar extraño y solitario para estar, pero ¿Qué es lo que quieres que diga en tu lápida? ¿Que fuiste una oveja y parte del rebaño o que te paraste por tu propia cuenta? La gente pierde el sentido de la aventura ¿Dónde están los íconos de hoy, dónde están los Ozzys de hoy, los Alice Cooper?”.

Cronos es, por sí mismo, un imperdible del Metal Fest Santiago.

Por: Juan Pablo Rodriguez

Facebook Twitter

Julián Pacheco

Julián Pacheco

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *