Escudo Power Fest: El peso de las trayectorias.
09/03/2012
Raúl Márquez (1415 artículos)
0 comentarios
Compartir

Escudo Power Fest: El peso de las trayectorias.


La buena organización y el general buen sonido de las bandas fue la tónica del Escudo Power Fest 2012. Fueron 8 shows bandas, de diversos estilos, con trayectorias consolidadas y repertorios contundentes las que, por el solo peso de sus nombres, auguraban un evento o una fiesta, si se quiere, consagrada al rock.

Devil Presley: Perros Rabiosos

Con un escaso marco de público, salen a abrir el fuego los reformados Devil Presley, que demostraron que, poco a poco, se vuelven nuevamente una banda afiatada y poderosa en vivo. Los Presley comenzaron su show con ‘DP4 Life’ y dieron un repaso por un buen puñado de temas, como ‘Perro rabioso’, ‘Puta’, ‘Aguardiente’ o ‘Gran Juicio de Fuego’, que prendieron un público que, poco a poco comenzaba a ocupar la cancha del teatro. El rabioso show de Devil Presley terminó con un tema dedicado a, en palabras de Rod Presley, “Quien hace posible esto”: ‘Belcebú’ y dejan al público pidiendo otro tema. Pero esto estaba recién comenzando.

Mox!: La Mansa Fiesta

Presentados como “la banda más alcohólica de Chile”, los Mox! salen al escenario para desatar la fiesta con sus odas al ‘carrete’ y sus tributos a grandes himnos del rock y metal. Canciones como ‘Killing The Chicken’, ‘Toy con Caña’, ‘Más Vale Borrachos Conocidos Que Alcohólicos Anónimos’ y, ‘Ataque de Caca’, sonaron en un setlist que alternaría, también, clásicos de grandes bandas, como ‘Rompiendo la Ley’, ‘As de Espadas’, ‘Angel of death’ (mezclada con ‘Cura’o Manejo Mejor’) y ‘Beat It’ (Mezclada con ‘Te Daría’). Lo de Mox! fue una verdadera fiesta de saltos y mosh intenso y sería, también, una confirmación para los asistentes de que la calidad del festival estaba asegurada luego de los únicos dos shows que habían presenciado hasta el momento.

Escudo Power Fest Escudo Power Fest Escudo Power Fest Fotos: Julián Pacheco

Hielo Negro: Locomotora del Rock

Chelo y compañía pisan el escenario trayendo todo el frío de la Patagonia y todo el calor de sus riffs para volcarlos sobre los asistentes. Temas ya conocidos como ‘Cemento’, ‘Cabo Negro’, ‘Vive Rápido, Muere Joven’, ‘Purgatorio Bar’, ‘Shamán’ o el más nuevo ‘Rock Salvación’ fueron la base de un show que fue subiendo en intensidad y logrando, cada vez más, la atención del público, que no se animó lo suficiente con la presentación de la Banda. Se echaron de menos clásicos como ‘Lobo Estepario’ o ‘Locomotora’, pero la banda es sólida en vivo y eso es suficiente para lograr el respeto de cualquier audiencia.

Alejandro Silva: El Reto a las cuerdas

La actuación del “Guitar Hero Chileno”, como fue presentado la tarde del Domingo, no estuvo exenta de problemas, especialmente con el sonido de su guitarra en los primeros temas, pero la riqueza técnica del músico es siempre lo que se roba la atención de los espectadores; el solo verlo digitar sobre las cuerdas de su guitarra es un agrado a la vista, la sucesión de técnicas, sonidos, tempos y ritmos, que pueden pasar de lo más calmo a lo más agresivo de un momento a otro, hacen del show instrumental de Silva algo fácil de seguir.

El guitarrista, que en cierto punto del show dedicó un aplauso al público por haberlo apoyado en su carrera, presentó también temas del disco que se encuentra en proceso de grabación, demostrando que su calidad como ejecutor/compositor no hace más que crecer exponencialmente, a pesar del accidente que lo mantuvo alejado un tiempo de la guitarra hace unos años atrás. Sin duda Silva fue un escalón más en un show que aún auspiciaba mucho, pero aún quedaba tramo para llegar a la cima.

Yajaira: Los Estados Alterados del Stoner Rock

Quizás esta sea una de las mayores presentaciones de Yajaira en lo que a marco de público y cartel se refiere y banda supo aprovechar esta situación, dando uno de los shows más sólidos de la tarde, en que el cabeceo general fue la tónica en el público, que siguió atento el show de la banda.

‘Alteración del Tiempo’, ‘Muerte Astral’, ‘Nada fue igual’, ‘Vuelve a arder’, ‘Las Cruces’, ‘Estados Alterados’ y ‘Dámelo’ fueron una gran dosis de Stoner hipnótico, con sabor a polvo, de la mano de viejos zorros, como son Miguel Maquieira o “Comegato” Montenegro. Una de las reuniones largamente esperadas por los seguidores del rock facturado en los ’90 en nuestro país, que brilló, con su sonido crudo, sorprendiendo a muchos, haciendo lo que mejor saben hacer: Rockear.

Dorso: Recolectores Macabros

Con una nueva Placa bajo el brazo, basada en historias del campo chileno, suben al escenario “Pera”, Álvaro, Gamal y “Fran”, para dar el golpe más duro de lo que iba avanzado de festival con su metal lleno de influencias exógenas al género e historias bizarras. El inicio del su setlist lo daría la intro de su nuevo disco, “Recolecciones Macabras del Campo Chileno”, seguida por ‘Vacalaca’, que gran parte del público ya conocía y siguió como a un antiguo clásico; continuarían con la descarga de brutalidad que es ‘Recolecciones Macabras’, también de su nueva producción.

Gran parte del show se dedicó para el repaso de “Recolecciones…”, con temas como ‘El Cuero’, ‘La Resurrección de Don Westancio” y ‘Carchancho’, pero también habrían clásicos de la banda, que harían las delicias del público y que provocarían los mayores mosh hasta el momento, como la excelente ‘Dunwich Animal-Child’, la letal ‘Deadly Pajarraco’, ‘El Espanto Surge de la Tumba’ o ‘En los alrededores del Templo’, de su primer LP, “Bajo una Luna Cambrica”, que cerraría un show poderoso y macizo, por parte de unos veteranos de muchas batallas, batallas por las cuales se han ganado el respeto de toda la escena rock de Chile.

BBS Paranoicos: La Rabia y la Victoria

El Hardcore Punk de BBS Paranoicos hace explotar nuevos mosh, cada vez mayores y acelerados desde su primer embiste, con ‘Sonríe’, de su gran disco Capital, de 2004 y seguirían golpeando su piñata de mosh con canciones como la crítica ‘Mentira’, ‘De Una Vez’, ‘TAC’, ‘Irreparable’, ‘Lo Siento’ o ‘imperfecto’ que convirtieron nuevamente en fiesta al evento.

A sus 20 años de vida, la madurez de la banda se nota, la potencia de su show es increíble y, como conocedores de la escena en todos los tipos de escenarios que ésta puede ofrecer, dedicaron un espacio para hablar de que la escena Rock es una sola y que no debieran existir divisiones en ella, pues el rock es uno solo también… Y ahí estaba, frente a ellos, la confirmación de ésto, con un público apoyando a bandas de distintos estilos, pero reunidos en una misma fiesta, codo a codo con el rock. Luego de este speach vendrían ‘Crucial’ y ‘La Rabia’, que solo lograban avivar el fuego de la celebración, como lo haría también el gran ‘La Victoria del Perdedor’, en un show sólido, sin puntos bajos y que dejaba el ambiente encendido para la última batalla de la noche.

Criminal: El Azote Final

Reisenegger y compañía suben por fin su artillería de riffs al escenario del Teatro Caupolicán. La intro de batería de Zac O’Neil da la entrada para el resto de los músicos: Dan Biggin, Olmo Cascallar y, por supuesto, el líder y frontman Anton Reisenegger para machacar directo a los huesos con ‘Time Bomb’, seguida por las igualmente brutales ‘21st Century Paranoia’ y ‘Collide’. La banda volvió al país promocionando su gran último LP, “Akelarre” y, luego de las palabras de Anton, diciendo que “es la raja estar en chile de nuevo” se dedican a mostrar parte de su nueva producción, así pasarían ‘Order From Chaos’ y ‘Resistance is Futile’. Luego de volverían un poco atrás para tocar el tema ‘Incubus’, con dedicatoria especial “para todas las chicas presentes”.

El sonido de los instrumentos hasta este momento era más bien confuso, pero con el paso de las canciones este problema iría mejorando. La banda se ve alegre frente al público y Olmo, el único integrante que no habíamos podido presenciar en el país, pasó sobradamente, esa noche, la prueba del carisma, a pesar de venir a reemplazar a uno de los fundadores de la banda, Rodrigo Contreras. Seguiría el bombardeo, con la sección más brutal del show, de la mano de la dupleta ‘Akelarre’ / ‘El Azote’ que desataron un mosh de proporción nuevamente mayor que los anteriores, pero Anton quería más aún de parte de los asistentes y pregunta “¿Están cansados?”, a lo que los asistentes responden con un fuerte “Nooo” y la banda deja caer otro misil sobre el Caupolicán, la clásica “Slave Master”.

“Hay violencia en las calles de Europa; hay violencia en las calles de Medio Oriente; hay violencia en las calles de Chile… Y vivimos bajo un constante estado de sitio” fueron las palabras del vocalista, para seguir con el tema ‘State of Siege’ y su intro que emula a la clásica cortina de “El Diario de Cooperativa”, que informaba en los ’80 de los sucesos que acontecían en el país en esos duros años. Luego vendría ‘Hijos de la Miseria’, tras la cual Anton presentaría problemas con su guitarra, lo que detuvo el show un par de minutos, pero el público comenzó a corear el infaltable “ole, ole, ole, Criminal, Criminal” sin ganas de que el esto acabara.

La parte final del show sería un regalo para los fans que siguen a la banda desde los inicios, pues repasarían temas del Victimized (1994), agradeciendo, de paso, a ellos por el apoyo incondiciaonal tras 20 años de existencia. La sucesión de temas sería la siguiente: ‘Self Destruction’, ‘Worse’, ‘Pressure’, ‘Stillborn’ y ‘New Disorder’, tema con el que se despedirían, saludando al público largamente hasta retirarse… Pero el público que aún quedaba en el teatro aún esperaba más de Criminal y, saliéndose de la norma, volverían para un último y bestial golpe, con el gran ‘Cancer’ tras lo cual acababa una larga jornada de Rock. Sin dudas cada banda por sí sola podría haber entregado un show mucho más largo, sin duda faltaron temas de cada una de ellas, sin duda los fanatismos personales eran mayores con unas bandas que con otras, pero la comunión rockera que se dio en el marco del Escudo Power Fest es algo que supera con creces lo anteriormente señalado. Lo vivido el domingo fue un verdadero rito en honor al Rock, un rito que debemos repetir, si queremos fortalecer la escena y si queremos seguir presenciando shows nacionales de esta calidad. ¡Salud!

Facebook Twitter

Raúl Márquez

Raúl Márquez

Profesor de Inglés, amante de la música, de corazón blanco y orgulloso creador de Aggresion.Net. También soy fanático de los superhéroes (Batman), de las papas fritas, de Star Wars, de la WWE, del cine, de los videojuegos, del chocolate y del helado de piña. Drug Free.

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *