Mastodon: Bestia Épica.
17/11/2012
J.P Rodriguez (97 artículos)
0 comentarios
Compartir

Mastodon: Bestia Épica.


El paso de esta bestia era largamente esperado por los fans, su pisada dura era un sensación que quedaba aún en deuda, pero que sería saldada de gran forma en Maquinaria Festival, en la que sería la primera y, por desgracia, hasta ahora la única presentación de la banda en nuestro país luego de la cancelación de “El Infierno” junto a Slayer por parte de la productora. Un show sin pausas y sin mayores distractores, dominado por un excelente sonido y guiado por excelentes canciones, para disfrutar de principio a fin.

Con un marco de público bastante alto gritando el nombre de los originarios de Atlanta y con un sol abrasando todo lo que estuviera desprovisto de guarida bajo el, la bestia épica que es Mastodon pisa el escenario y con un sonido impecable desde el inicio, deja sentir su fuerza desde el primer su embiste con “Black tongue” de su último trabajo, The Hunter (2011). La voz de Sanders también se escucha poderosa y cabe destacar que en esta ocasión la amplificación del festival era todo lo esperable de un evento de este tamaño y categoría, al menos en los dos escenarios principales. Sin pausas se suceden “Hand of Stone” y “Crystal Skull”, ambas del álbum que les ratificara como una de las grandes bandas de metal progresivo y les granjeara una fama definitiva a nivel mundial, Blood Mountain (2006).

Los más fanáticos saltan adelante frente al escenario; el resto escucha concentrado el show que hacía pasar por diferentes estados, como la más relajada “The Hunter” en la que tanto Hinds como Sanders demuestran lo grandes que son con sus voces, además de sus respectivos instrumentos. Para “Dry Bone Valley” y “Megalodon” la nube de polvo que le vantan los fans que saltan al ritmo de las canciones es proporcional a la bestia marina a la que este último tema hace alusión.

Los integrantes de la banda poco interactúan entre ellos, no se miran y aún así todo es perfecto en lo musical y sólo las voces a ratos son difíciles de entender. El público en general participa poco, pero se ve concentrado en lo que la banda ofrece y el calor sin duda influye en esto. Pasarían “Octopus Has No Friends”, la más lisérgica “Stargasm”, “Blasteroid” y “Crack The Skye”, aquel homenaje a la hermana de Brann Dailor que cometiera suicidio a los 14 años. Los puntos más álgidos llegarían con temas como “Spectrelight”, “Curl Of The Burl” y, más adelante, con “Iron Tusk” y “Blood And Thunder”, en la cual Sanders hace gala de su mejor cara de desquiciado y termina con una de las pocas palabras dirigidas al público con un “te queremos”.

La pisada de la bestia prehistórica se dejaba sentir fuerte y su paso por el Club de Campo las Vizcachas no pasó desapercibido, menos aún para los fanáticos que pudieron saldar una deuda con una de las lumbreras del metal actual, una banda que goza de un prestigio que quedó ratificado para quienes pudimos ver su show en Maquinaria Festival.

Por Juan Pablo Rodríguez
Fotografías: Julián pacheco

Facebook Twitter

J.P Rodriguez

J.P Rodriguez

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *