Paul Di’Anno: El amargo sabor de las promesas no cumplidas.
12/06/2012
J.P Rodriguez (97 artículos)
0 comentarios
Compartir

Paul Di’Anno: El amargo sabor de las promesas no cumplidas.


La tercera ocasión para ver a Paul DiAnno en nuestro país, parecía, al menos en su antesala, ser la vencida. La promesa era clara, el ex frontman de “La Bestia” tocaría íntegramente los dos discos que grabara con Iron Maiden y, además, se presentaría, por fin, en un recinto que aseguraba un espectáculo de calidad. Sin embargo toda expectativa fue, poco a poco, derrumbándose, hasta encontrarnos con lo mismo de siempre o mucho peor.

La joven banda Inferis abría el show, mostrando una gran calidad técnica y compositiva, pero por desgracia, carente de buen sonido. La propuesta de la banda fue tibiamente acogida y en cada corte se repetían los gritos que pedían al show de fondo, Paul DiAnno sobre el escenario.

Paul Di'Anno en Chile Paul Di'Anno en Chile Paul Di'Anno en Chile Fotos: Julián Pacheco

Luego, en el intertanto, era posible escuchar sólo clásicos del Metal, como ‘Raining Blood’, ‘Ace Of Spades’ o ‘Walk’, a modo de antesala de la presentación de los siguientes teloneros, Alto Voltaje, que subieron a ganarse al público a base de buen rock, gran ejecución, excelente sonido y mucho “gancho” de principio a fin. La banda presentó un show corto pero macizo, que se echó rápidamente al bolsillo a los espectadores que esperaban por el legendario vocalista.

Nuevamente un intertanto lleno de clásicos, esta vez aguardando por el show principal; pasaban así temas como ‘Breaking The Law’, ‘Symphony Of Destruction’; ‘Paranoid’ y ‘Highway To Hell’ y, a eso de las 22:20 hr, se apagan las luces y comienza la Intro que precedía a la presentación del inglés, pero es entonces que comienzan los problemas, la intro terminaría y se repetiría sin que los músicos tomen sus lugares en el escenario, volviendo abruptamente a la música del intermedio y abriendo paso a las especulaciones. Solo 10 minutos después comienza la introducción nuevamente, esta vez con los músicos tomando, cada uno, su respectivo instrumento y lugar para ejecutar ‘The Ides Of March’. Mientras el instrumental es ejecutado con un mal sonido, DiAnno aparece en el escenario siendo ayudado a andar por un roadie en el cual debe apoyarse, la imagen de su andar es la de un abuelo de más de 80 años, pero realmente es DiAnno que se queda frente al micrófono sin moverse para cantar ‘Wratchild’. El vocalista parece no soportar estar sobre el escenario mientras canta y hace gala de una gran cantidad de tics y una voz bastante venida a menos.

Luego de ‘Prowler’, Paul dice estar muy nervioso y da paso a un tema propio, ‘Marshall Lockjaw’ y alaba luego al público, diciendo que son una de las mejores audiencias que ha tenido.

Para “Murders In The Rue Morge” no soporta más estar de pie y pide ser llevado hasta la tarima de la batería, donde se sienta y se disculpa haciendo alusión a una operación en su pierna derecha que no le permite moverse adecuadamente y volvería la música con ‘Strange world’. Posteriormente vendrían ‘The Beast Arises’ y ‘Children Of Madness’, de su discografía fuera de Maiden, correctamente ejecutadas por la banda Argentina que acompaña al vocalista, llamada La Bestia, que dio siempre agresividad y velocidad a los temas, tanto los a de Iron Maiden, como a los del Paul DiAnno y Battlezone, velocidad que se vería demostrada en la ejecución del clásico instrumental ‘Transylvania’.

Otro gran clásico, ’Remember Tomorrow’, hace olvidar en parte el, a ratos, penoso show que nos presenta DiAnno. Al fragor de los grandes clásicos al público, especialmente el de cancha parece no importarle la poca capacidad vocal del frontman o su incapacidad de ponerse en pie para llevar un show que prometía mucho más de lo que realmente estaba siendo.

Luego de otra trilogía de temas fuera de la “Doncella de Hierro” que no fueron muy acompañados por el público general, volvería a “La Bestia” con ‘Charlotte The Harlot’, luego de la cual se deshace en halagos al público, diciendo que ha sido lo mejor del tour y tras esas palabras, vendría lo que posiblemente fuera la mejor sección del concierto, con ‘Killers’, ‘Iron Maiden’, ‘Drifter’, ‘Genghis Khan’ y ‘Running Free’, sucesión de temas durante la cual el público de cancha demostró su mayor locura durante el show.

Paul dice que se quedará donde está para el encore, lo que sorprende a uno de los guitarristas que se preparaba para salir del escenario, entonces se enfunda nuevamente la guitarra y, tras preguntar DiAnno a quiénes les gustaba el Punk Rock, nos entrega una poderosa versión del clásico de The Ramones, ‘Blietzkrieg Bop”.

Para terminar dejó ‘Sanctuary’, que dejaba, a su vez, un sabor algo desagradable en la mayoría de los fans que esperaban otra cosa, quizás muchos confiaban en la premisa de que “la tercera es la vencida”, pero no sucedió así.

Una lástima ver lo que es Paul DiAnno en este momento, por desgracia difícilmente mejore su voz y es de esperar, en honor a su peso histórico, que algo de mayor dignidad pueda darle a sus shows en el futuro, especialmente sabiendo que hizo la promesa de regresar a nuestro país; ojalá para ese entonces sus fans sigan creyendo en él y pueda recuperar entonces la credibilidad perdida y que merece un nombre tan influyente en el mundo del Metal y el Rock en general como es Paul DiAnno, hasta entonces, nos queda un sabor amargo.

Facebook Twitter

J.P Rodriguez

J.P Rodriguez

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *