El death fue amo y señor de la mano de Cannibal Corpse.
27/11/2015
Ayskée Solís Herrera (92 artículos)
0 comentarios
Compartir

El death fue amo y señor de la mano de Cannibal Corpse.


Miles de personas llegaron al Caupolicán para presenciar a verdaderos gigantes en el “Metal Attack” este miércoles recién pasado y aunque, si bien es cierto, algunos tenían sus preferencias claras entre Cannibal Corpse y Testament, ambas bandas dejaron lo suyo en escena y cumplieron con las expectativas de los miles asistentes, que por supuesto hicieron lo propio. Pero como esta revisión es más bien personal, no les voy a mentir, para mí los padres del gore y del death metal dejaron la vara demasiado alta.

Dorso

Fue una noche de grandes presentaciones, en el que el inicio de los fuegos estelares estuvo a cargo de los nacionales Dorso, que tocaron muy poco tiempo pero que, sin embargo, hicieron un repaso fenomenal de su trayectoria. “Hoy día vamos a tocar puros temas cagaos”, advertía el “Pera”, para luego mandar todo a la cresta y decir “filo que sea miércoles, mis cabras chicas van a colegio mañana… pico el colegio”, y tenía toda la razón porque se venía una noche intensa y nada más importaba.

Los chilenos atacaron con temazos como “El espanto surge de la tumba”; “Panificator”; “Deadly pajarraco”; y “Disco Blood”. Al final, se despedían aleonando a la gente para demostrar lo que es el metal en el país. Misión cumplida Dorso, como siempre.

Cannibal Corpse

No sé si es por la energía que tienen, por lo avasallador de su repertorio, o si simplemente es porque el público chileno es más death que thrash, pero siempre Cannibal Corpse deja -y perdónenme la licencia- la zorra. De partida, y a pesar de que en algunos momentos una guitarra se escuchaba más que la otra, sonaron impecable, sin mencionar la profunda e inagotable voz de George Fischer, que no se cansó de escuchar el “olé, olé, olé, Cannibal Corpse” una y otra vez, alentando al público para que siguiera. Pleno control y por sobre todo, gran actuación.

La presentación de los oriundos de Tampa, venía cargada de temas relativamente recientes, principalmente de sus discos “A Skeletal Domain” (2014) y “Torture” (2012), pero también canciones del “The Wretched Spawn” (2004) y del “The Bleeding” (1994), entre otros.

Los puntos altos de su repertorio vendrían después, sin duda, cuando tiraron toda la carne a la parrilla con los clásicos del “Tomb of the Mutilated” (1992): “I Cum Blood” y “Hammer Smashed Face”. Con esos temas se notó la supremacia que dejarían estampada en sangre durante toda la jornada.

Testament

Luego fue el turno de otro gigante, Testament, encabezado por Chuck Billy pero con un grande entre sus filas como lo es el genial Steve DiGiorgio, que lució toda su calidad en un bass fretless mientras cantaba y se movía por el escenario. Si hasta intentó hablar en un accidentado español, y se arriesgó aún más sólo para decir en un peor chileno “conchetumadre”. Pero más allá de lo carismáticos que son los “bay area” y de la batería de éxitos que traían consigo, como “Over the Wall”; “Into the Pit”; “The preacher”; “Practice what you preach”; “Disciples of the watch”; etc, fue durante su recital cuando se notaron problemas en el sonido.

No fueron errores menores que pudieran pasar desapercibidos para algunos, sino que fueron pifias graves, como que al principio de la presentación, en “Over the wall”, Billy se escuchara nada producto de problemas con su micrófono. Se pudo recuperar, pero aún así mantuvo diferencias de volumen durante todo el resto de su show. Paralelo a ello, la saturación de las guitarras en las primeras filas era extrema, cosa que no pasó con ninguna de las bandas anteriores y que me hace pensar que ya no fue un tema del recinto ni de la organización, sino del “seteo” propio de la banda.

No obstante, eso no impidió que se formarán los tradicionales mosh en las canciones más esperadas, del período 80-90, y que conllevó a que se encendieran las tradicionales bengalas. La fiesta fue total y nada lo pudo arruinar. Eso sí, seamos claros, esta vez los aplausos se los llevó el death metal y con amplia ventaja.

[ot-gallery url=”http://aggresion.net/gallery/metal-attack/”]

Shows
5 de 5
Sonido
4 de 5
Público
5 de 5
Setlists
5 de 5

4.75

Excelente
4.75 de 5
Ayskée Solís Herrera

Ayskée Solís Herrera

Músico y Periodista, rockero de nacimiento, enemigo Nº 1 del charquicán y crack del International Superstar Soccer.

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *