Sepultura, el inagotable gigante sudamericano
25/10/2017
Ayskée Solís Herrera (92 artículos)
0 comentarios
Compartir

Sepultura, el inagotable gigante sudamericano


Un avasallador paso por Santiago tuvo este sábado Sepultura, la banda de origen brasileño que en realidad no necesita ninguna presentación, pues su credenciales hablan por sí solas. La agrupación liderada hoy por hoy por Andreas Kisser, visitó el país en el marco de la promoción de su último disco “Machine Messiah“, que abordó gran parte del setlist.

La cita fue en el Teatro Cariola, donde se cobijó a unas tres generaciones de seguidores del grupo. Algunos más acérrimos a su primera era -esa lejana etapa con los hermanos Cavalera en voz y batería- y otros más abiertos a la etapa post-Roots, aunque todos con la misma emoción que siempre despierta Sepultura en Chile. El público fue un notable ejemplo de lo que debe ser una audiencia en un concierto de rock y metal, porque incluso en los puntos más calmados del concierto se escuchó la propuesta de la banda y no se recurrió al majadero pifeo o petición de canciones de los espectadores.

Sepultura, con el imponente Derrick Green al frente, azotó el recinto con una propuesta que vienen trabajando desde hace un tiempo: un metal más oscuro, a momentos denso, cargado al death y con bastante apoyo de pistas armónicas que profundizaron la atmósfera onírica y dantesca. No obstante, todo estuvo unido por el particular sello rítmico de los creadores del aclamado “Arise”, gracias a la siempre impecable ejecución de Paulo Jr. y a los certeros bombazos de Eloy Casagrande.

Todo comenzó con “I am the enemy” y “Phantom Self”, ambos cortes de su última placa, para luego dar paso a “Kairos”, single de su álbum de 2011, pero no se sintió el inicio sino hasta cuando sonó “Desperate Cry”, momento en que despertaron los fanáticos clásicos -esos que miran desde el Arise para atrás- y que provocó el primer gran mosh de la jornada. Seguiría “Machine Messiah”; “Inner Self” (otro punto alto); “Sworn Oath” (otro tema nuevo); “Iceberg Dances” (también de “M.M.”); y Choke, del Against (1998).

Cabe destacar que Sepultura mantiene su gran fuerza y sólo sería comparable con una seguidilla de cañonazos, pero no así su velocidad. Fue evidente que los temas más clásicos de su repertorio estaban unos buenos beats por debajo de su rapidez original, y está bien, se entiende y se les perdona, pues ¡son 33 años de carrera! y fue un concierto de alrededor 1 hora con 20 minutos. Además, las partes en las que sí debían ser rápidos y feroces (como en las secciones finales de “Biotech is Godzilla”; “Territory”; y “Roots Bloody Roots”), lo fueron certeramente, prendiendo a la gente y dejando con ganas de más.

Fue un concierto redondo, pero si hay un calificativo apropiado para la ocasión, ese debería ser “respetuoso”, porque tanto el público como la banda se llenaron de elogios. Por un lado la gente escuchó todo, sin asco, sin arrancarse de los temas nuevos; y por otro lado, Sepultura se mostró agradecido del cariño en Chile, y ofreció como recompensa una batería corta pero precisa de buenas canciones, con -lo más importante- una interesante nueva propuesta bajo el brazo, un buen disco que promete arraigarse y envejecer estupendamente.

¿Se echa de menos a los Cavalera? Muchos dirán que sí, pero en vista de lo sucedido el sábado, ello está basado puramente en la nostalgia, ya que la formación actual ha sabido hacer su trabajo y a Derrick Green no hay nada que reclamarle, al contrario, hay que agradecerle por continuar sacando la cara por este gran legado. La continuidad (digna) de Sepultura no sería nada sin Andreas Kisser, quien además de haber tenido una presentación más que impecable donde bromeó, jugueteó con los riffs, regaló uñetas y hasta cantó (en “Ratamahatta” y “Polícia”, como es lo usual), es el principal responsable de que el gigante sudamericano siga vivo, a pesar, incluso, de la odiosidad de la que han sido blanco durante los últimos 20 años por aquellos fans que aún se aferran a una reunión que, seamos claros, no va a suceder.

Show
4 de 5
Sonido
5 de 5
Setlist
3 de 5
Público
5 de 5

4.25

Bueno
4.25 de 5
Ayskée Solís Herrera

Ayskée Solís Herrera

<p>Músico y Periodista, rockero de nacimiento, enemigo Nº 1 del charquicán y crack del International Superstar Soccer.</p>

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *