“Unidos por la sangre”: La lección de violencia de Exodus.
13/10/2014
Ayskée Solís Herrera (92 artículos)
0 comentarios
Compartir

“Unidos por la sangre”: La lección de violencia de Exodus.


Las expectativas eran súper altas, y claro, no era para menos ya que la última vez que vinieron a nuestro país sentimos la ausencia de un frontman de peso para una banda a la que le sobra tonelaje. No es fácil tampoco cubrir la pega de un fallecido Paul Ballof, ni mucho menos intentar siquiera alcanzar la potencia de Zetro Souza. Por eso este concierto era distinto, porque al fin, por primera vez, tendríamos a éste último, la segunda gran voz de Exodus, en nuestro país. Una agrupación histórica que nos dio una verdadera lección de violencia.

Cabe mencionar a los teloneros que prendieron de buena manera el ambiente y sin duda dejaron bien puesto el nombre del metal chileno. Massive Power la hizo de lujo con una batería de canciones bien construidas y una fuerza y actitud propia del thrash metal. Avasalladores y genuinos.

Pero era el turno de los de San Francisco, que ni se imaginaban lo que iban a desatar al interior del Kmasú Club Discotheque. Sin medir consecuencias -porque no venían para eso- se lanzaron con todo a través de “Bonded by Blood” y desde entonces y hasta el último riff de la noche, no dejaron de volar los tipos sobre el público al ritmo de un mosh de fuerzas inagotables, cual tornado arrasa con un pueblo.

Exodus vino con todo y se paseó por toda su carrera, sin asco, al contrario de lo que uno podía imaginarse con Zetro a la cabeza, de que podían cargarse más al Pleasures of the flesh o al Fabulous Disaster. Obvio, hubo de ambos, pero no en demasía (de hecho, del Pleasures of the Flesh sólo tocaron esa).

Eso responde claramente a que muy Zetro Souza puedes ser, pero no eres el único que la lleva en Exodus, porque también estábamos listos para ver en acción a otro gigante como es Gary Holt, que en todo momento estuvo acercándose al público, desafiando con la mirada, jugando con la guitarra y haciendo gala de su técnica hoy por hoy bañada de los tintes de Kerry King y la rapidez de Slayer, que añaden sin querer un aire renovado al repertorio más clásico de la exbanda de Kirk Hammett.

Vendrían clásicos como And then there were none; Metal Commad, Fabulous Disaster, Piranha, A Lesson in Violence, The Toxic Waltz, Strike of the beast… uf. En fin ¿qué más se puede decir?

Nunca está demás destacar el excelente comportamiento de los fans que sabían que la noche era una fiesta. Adentro todo era thrash metal como en la vieja escuela, con esa hermandad implícita que nos une, como si una atracción magnética nos obligara a olvidar el miedo al Ébola y nos tenga unos con otros pegados saltando y agitando el puño desafiantes para cantar himnos al unísono. Eso es thrash y nada más.

La velocidad extrema del alma simplemente se lleva en las venas, no se hace ni se enseña. O naces con ella o eres de “los otros”. La tiene Exodus y la tienen los miles que llegaron a ese sector de Santiago para verlos, empujados por esa gran fuerza de gravedad que nos arrastra y guía constantemente. Todos los que estábamos ahí tenemos eso en común, sin conocernos y sin ser hermanos, sin necesidad de conversar, todos sabíamos que desde ahí y para siempre compartiríamos el recuerdo de la noche en que quedamos forjados y unidos por la sangre.

Setlist:

  • Bonded by Blood
  • Scar Spangled Banner
  • And Then There Were None
  • Iconoclasm
  • Metal Command
  • Fabulous Disaster
  • Children of a Worthless God
  • Piranha
  • Pleasures of the Flesh
  • A Lesson in Violence
  • Blacklist
  • War Is My Shepherd
  • The Toxic Waltz
  • Strike of the Beast

Encore:

  • The Last Act of Defiance
  • Good Riddance

Ayskée “Zetro” Solís H.

Ayskée Solís Herrera

Ayskée Solís Herrera

Músico y Periodista, rockero de nacimiento, enemigo Nº 1 del charquicán y crack del International Superstar Soccer.

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *