Un músico súper clase necesita de un frontman brillante, carismático y con una calidad vocal acorde a la calidad musical, por lo que Slash, Myles Kennedy y The Conspirators son un ultra pack que se echaron el público al bolsillo en el Teatro Caupolicán.

Una noche de miércoles envuelta en un huracán de fuego, eso fue lo que se vivió en el Teatro Caupolicán desde las 21 horas, con una presentación sencilla, pocos lujos, pero con show brillante, con todo lo que significa tener en frente a un Slash que, al parecer, es inmortal, acompañado por The Conspirators y con la voz de Myles Kennedy.

Todo se enmarca en que cuando un músico es virtuoso hace parecer todo más fácil, más aún cuando su trabajo en el escenario hace el trabajo del resto simple, como el de escribir y relatar lo que se vivió en San Diego. Sumado a un impecable sonido y acústica. Lo que retumbó con el World on Fire Tour, show que Transistor trajo a Chile, fue descollante ya que la velada partió con un Angelo Pierattini abriendo los fuegos, para luego dar paso a los anfitriones, quienes tuvieron 2 horas y 15 minutos de presentación con la que You’re Lie se llevó los primeros aplausos.

Recorrido de canciones exitosas, más las potentes y contagiosas melodías del nuevo disco hicieron gala de todo el recorrido que tienen los miembros de la banda, más aún cuando Slash en Rocket Queen se aventuró a un solo de guitarra de casi 25 minutos, muestra de cómo aquella gordita de 6 cuerdas también canta, envolviendo sus curvas como si fuera una boa, digiriendo todas sus melodías y haciendo el puente de la guitarra un paso casi celestial de combinaciones entre palm-mute, rasgueos, riffs, y los punteos clásicos del melenudo artistas.

Sin embargo la sencillez con la que se desenvuelve Slash, hace que el resto también luzca, siendo más que un nombre, un grupo musical en sí, atmósfera que contagia y envuelve al público. Por esto, Kennedy sobresale con su desplante en el escenario y calidad vocal, recibiendo los cariños y banderas chilenas que la gente le obsequiaba desde cancha. Aunque hubo una que se llevó la sorpresa del vocalista, puesto que una bandera con el logo de Alter Bridge hizo sacar una gran sonrisa de su parte.

Además de todo lo que significa la carrera solista de Slash, junto a su banda invitada, también están los clásicos de Guns N’ Roses, los cuales fueron disparados desde la tarima y que detonaron de forma perfecta en quienes asistieron, porque con Double Talkin’ Jive, You Could Be Mine, Nightrain, You’re Crazy, Rocket Queen, Sweet Child O’ Min, que hicieron volar la tapa de los sesos de los asistentes, destacando Paradise City que cerró el evento con confeti, y un mosh pit notable donde no hubo distinción de edad ni vestimenta, lo que reflejó la trascendencia generacional de la música y el rock.

Claves de una mezcla de solos inolvidables, voces eléctricas y una presentación donde Todd Kerns en el bajo y los coros, Brent Fitz en la batería y Frank Sidoris en la segunda guitarra que acompañaron y brillaron junto a las marcas de Slash y Kennedy, en una conspiración envuelta en el fuego del rock, las baterías y bajos potentes, una mezcla musical que se agradece, como la reiterada sencillez en el escenario, donde más que la parafernalia, la música es la protagonista indiscutida.

Set List:

  • You’re Lie
  • Night Train
  • Standing Sun
  • Ghost
  • Back From Cali
  • Wicked Stone
  • Too Far Gone
  • Double Talkin Jive
  • You Could Be Mine
  • Dr. Alibi
  • Your’re Crazy
  • The Dissident
    Beneath Savage Sun
  • Rocket Queen
  • Bent to Fly
  • World on Fire
  • Anastasia
  • Sweet Child o Mine
  • Slither

Encore:

  • Paradise City

[easy-media med=”17881″ size=”460,308″ align=”center” mark=”gallery-VyujH2″ style=”dark”]