CD Review: “Two Paths” es otro disco más de Ensiferum
13/11/2017
Gustavo Avendaño (23 artículos)
0 comentarios
Compartir

CD Review: “Two Paths” es otro disco más de Ensiferum


Las expectativas son algo muy delicado. Pueden elevar la tensión previa a una experiencia e intensificarla, como bien pueden arruinarla cuando lo real no calza con lo ideal. Si se trata de una banda tan importante como Ensiferum, que en sus primeros cuatro discos crearon algunas de las mejores canciones del género del Folk Metal, la expectativa está en volver a escuchar algo de esa magia; y si el material es meramente “bueno”, el gusto que queda es cercano a una decepción.

Tampoco es que las expectativas fueran tan altas. Como muchos, consideré que el Unsung Heroes del 2011 fue una decepción luego del interesante y divertidísimo From Afar. Del One Way Warrior (2015) se me olvidó hasta su existencia. Llegué al nuevo Two Paths esperando algo divertido, tal vez algunas desviaciones de la fórmula -como parecím implicar el título-, pero sin duda algo que me alistara para gritonear y saltar antes de la llegada de los finlandeses a Chile para una nueva fecha en vivo.

Y… bueno, creo que Two Paths es un disco que funcionará muy bien en vivo. Las voces limpias -masculinas y femeninas- están más presentes que nunca, y los temas tienen un ritmo rápido -al menos más rápido que Unsung Heroes– y logran simultáneamente capturar una energía muy power metal y muy punk. No cuesta nada imaginar a un público gritando y saltando por este material.

Es en el je ne sais quoi donde creo que falla Two Paths. Pocos temas sobresalen con fuerza tras la primeras escuchas. El opener es For Those About to Fight For Metal, y a mi al menos el título no me promete nada bueno, me asusta que Ensiferum jugará la carta Manowar. Transpiran 5 minutos de tapping y ademanes sinfónicos que nos llevan un coro con el clásico “oh oh oh”. A pesar que las voces limpias no llevan mucha fuerza, el tema cumple con lo promete: un vigor y sentido de unidad hablados, con melodías pegajosas, con unos pocos cambios de tempo para evitar la monotonía. ¡Es una buena canción! No es una maravilla al estilo de los temas titulares de From Afar o Iron, pero señala que Ensiferum aun puede incitar a su público a alzar sus espadas.

Con Way of the Warrior es donde me empiezo a perder. Los elementos están ahí: las melodías folclóricas, ademánes de teclado que complementan a las guitarras sin robarles el foco, un Petri Lindroos carraspeando con autoridad, un buen solo y un coro claro. No es un tema particularmente memorable, pero es una pieza agradable que Ensiferum sabe ejecutar muy bien. Cosas similares podríamos decir de King of Storms o I Will Never Kneel, tratándose de los temas más rápidos del disco. Sin ser precisamente “la raja”, son buenos.

Por otra parte tenemos la titular Two Paths, cuyo primer coro es tomado por las voces limpias. No suena mal y definitivamente es pegajoso. Don’t You Say sigue la misma línea, más power metal por así decirlo, tratándose de temas más limpios en las voces y de tempos rápidos y repetitivos. Feast with the Valkyries es aun más limpia, y también más lenta, introduciendo versos con voces limpias femeninas y una melodía muy folk. Esto hace que el tema sobresalga como el más melódico y, hasta cierto punto, melancólico del disco, siendo una de las variaciones más notables a la fórmula que la mayoría de los temas parecen repetir.

God is Dead es algo así como el tema “raro”, teniendo algo más de punk y agresividad, con voces raspadas y riffs que se apartan de las melodías sacarinadas. Sin ser sobresaliente, se agradece la variación. Y finalmente tenemos Hail to the Victor, que se las arregla para ser el tema menos inmediato del disco y a la vez el más interesante, con un tempo más lento y una atmósfera más densa que honra el lado “vikingo” del sonido de Ensíferum. Lo particular acá es que es uno de los pocos temas que transmite algo de profundidad, que hay ideas que requieren algo de dedicación para palpar y apreciar a gusto, diferenciándose así de la inmediatez del resto de la placa.

Tenemos entonces un trabajo que es… pues, bueno. Muy bueno por momentos. Pero con poco agarre, poca magia, poca profundidad. Es agradable en el sentido que una donut glaseada lo es: está recubierto con el azúcar de la melodía. Pero fuera de las melodías y los coros evidentes, hay muy poco acá que destaca. No hay momentos instrumentales interesantes o que se salgan de lo esperado a lo Stone Cold Metal, las voces limpias no tienen el encanto de Wanderer, los temas más enérgicos carecen de la potencia de Iron… en fin, podríamos seguir así un rato.

La producción es plana, dificultando que los detalles más interesantes sobresalgan; los tempos son demasiado constantes, haciendo que los temas sean como calles gentiles sin montes ni valles. Pero es un disco agradable. Los fans número 1 de Ensiferum se tragarán Two Paths como una cerveza helada en un día caluroso, y no dudo un instante que muchos temas acá funcionarán de maravilla en vivo. Pero para los demás, no hay nada acá que grite “¡escúchame otra vez!”, o que sobresalga frente a todas las otras maravillas que nos ha regalado 2017, o incluso ante el resto de la discografía de Ensiferum. Dele una o dos escuchas, agregue los temas que más le gusten a su playlist, coreelos en vivo, y siga su camino.

Producción
3.5 de 5
Musicalidad
3.5 de 5
Variedad
3.5 de 5
Innovación
2.5 de 5

3.25

Normal
3.25 de 5
Gustavo Avendaño

Gustavo Avendaño

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *