Lars Ulrich se pasó por los estudios de la Triple M en Australia,  ya que Metallica anda de gira por esas tierras. En una entrevista dada en el estudio,  confesó cierto arrepentimiento por no haberle dado el cuartel suficiente al ex-bajista Jason Newsted.

“Cuando pienso en los años de Jason, veo a un músico increíblemente dedicado y una persona increíblemente dedicada a la causa; estaba muy pero que muy comprometido. Probablemente nunca le dieron la oportunidad de… No creo que aprovecháramos… La banda no aprovechó todo lo que él tenía por ofrecer. Así es como salió la cosa y nosotros no estábamos en una situación en la que pudiéramos lidiar con ello. Lo irónico es que su salida juntó de algún modo más a la banda porque nos dimos cuenta de que se marchó porque no éramos capaces de llevarnos bien unos con otros. Rob (Trujillo) es… Simplemente encaja. Su personalidad realmente pega con la del resto de nosotros y realmente acaba funcionando de un modo muy orgánico, no forzado; no forzamos las cosas.”