21:00 hrs. Un Teatro Caupolicán que no disponía de sus galerías, pero mostraba una cancha casi repleta, se veía a la gente ansiosa que gritaba y abucheaba esperando por ver a Blind Melon. Ya cerca de las 21:30, con un retraso notorio, todas las luces se encienden y toman el escenario sus cinco integrantes originales: Thorn, Stevens, Smith, Graham y el vocalista Travis Warren, provocando la agitación de todos los asistentes.

Solo gritos de emoción y entusiasmo demostraban la larga espera  por su venida a Chile, desde que esta banda noventera lograra notoriedad y renombre, hace casi 20 años, cuando fue lanzado su sencillo  más conocido “No Rain” de su disco homónimo y debut. Considerados por muchos como un one hit wonder, y criticados por su cambio de vocalista tras la muerte del carismático Shannon Hoon (1995), producto de una sobredosis de cocaína. Sus integrantes han demostrado con su última placa “For My Friends” (2008), que el talento continúa a pesar de los años, con un disco aclamado por la crítica el cual ha sido la razón de esta gira.

Tras un “¿Cómo están Santiago?, abren  con “2×4” de su segunda edición “Soup”, logrando encender aún más a los fanáticos que ya empezaban a saltar extasiados, así siguió la lista de temas como “Paper Scratcher” como también “I Wonder” que hacían volver a todos al pasado, y saborear temas con un toque de Rock y mezclas de Folk, viniendo más tarde “For My Friends”, siendo ésta la única canción de su último álbum a pesar de que el público estaba dispuesto a escuchar alguno más. Luego de que Travis dijera “Shannon habría estado orgulloso de estar aquí” vino la emotiva y primera canción escrita por el difunto vocalista;  “Change”, una de las más esperadas por los asistentes,  la cual le seguiría el himno de “No Rain”, track que motivó gritos de emoción, seguida y coreada por todos los presentes a todo pulmón, así llegó la retirada de la banda con “Time”.

Fotos: Julián Pacheco

Luego de fuertes pifias que los pedían, salieron sin mucha resistencia a escena para tocar “The Pusher” del disco “Nico”, lanzado post muerte de Shannon y llamado así en honor  a su hijo.  A estas alturas la deuda estaba casi pagada, pero se escuchaba claramente como se exigía la melódica y a la vez potente “Galaxie” tema que abre el segundo disco, respondiendo estos con “¿Quieren que toquemos Galaxie?, bueno pero primero un tema llamado Mouthful of Cavities”, siendo este otros de los más conmovedores de la banda con los que les seguirían el cierre con “Walk” y “Galaxia”, dan  las gracias  y los cinco integrantes  dejan el escenario con una clara simpatía demostrado con el público, en la que se vio Travis acercándose constantemente  estrechar las manos, lanzar stickers y uñetas, ofrecerle cantar al público y decir constantemente “son los mejores, es genial estar aquí”, finalizando también obsequiaron baquetas, botellas y todo lo encontraron para regalárselo a la gente,   Christopher Thorn registrando el momento en su celular, y a Rogers y Travis dando las manos a quienes podían, una excitante jornada que dejó satisfechos a todos, con un sabor dulce, y felices de una experiencia marcada por la emotividad. Luego que el público se retirara de a poco del recinto, algunos asistentes que permanecían afuera del teatro, ya con sus rejas cerradas, tuvieron la afortunada visita de Christopher Thorn y Rogers Stevens, guitarristas de la banda, los cuales se acercaron a la veintena de fans para dar las gracias, saludar y firmar autógrafos, dejando así a todos con las emociones vibrantes.

Por: Mariela Cáceres

Facebook Twitter