Cannibal Corpse, 25 años en estado de descomposición.
27/06/2013
J.P Rodriguez (97 artículos)
0 comentarios
Compartir

Cannibal Corpse, 25 años en estado de descomposición.


Hoy la pesadilla de todo padre conservador se hizo realidad, nuevamente vino Cannibal Corpse a Chile y todos los chascones se reunieron en el Caupolicán para iniciar una faena llena de mosh, sangre, tripas e interiores que fue simplemente espectacular.

Pero todo partió un buen rato antes, el matadero lo abriría Torturer, connotados en la escena nacional que partieron con poquísima gente algo ya común pero que no deja de indignar a los que siempre llegamos bien temprano para apoyar a las bandas nacionales y más aún si son del nivel de Torturer…Sobre el sonido, se podría decir que estuvo bien sólido pero a veces se perdían las guitarras con la batería, pero fue un detalle mínimo que no amargó ni anuló la brutal presentación de la banda, cuyo punto más alto fue sin duda cuando tocaron “Oppresed by the force” un clásico.

Luego vendría Dorso, otros ultra connotados que no desinflaron y, ya con bastante más público, dejaron los cuchillos afilados para lo que vendría más tarde: “Ultraputrefactus criatura”, “Disco Blood” y “El vampiro del cogollo” de su nueva producción dejaron al público bien encendido para ser mutilados por el cadáver caníbal.

Con el típico retraso que caracteriza a casi todos los shows, Cannibal Corpse aparecería en escena y sin anestesia nos golpearon con “A skull full of maggots”. Un sonido muy distinto al de las bandas teloneras; solido, impecable y más fuerte, desde el principio hicieron que el público se volviera loco, el mosh fue devastador y el cabeceo característico de George Fisher con ese cuello mutante hacía parecer un fideo mojado cualquier chasca que se moviera cerca de él.

“Staring thru the eyes of the dead”, “Edible autopsy”, “An experiment in homicide” que fueron los temas que continuaron la masacre, tuvieron un factor en común al igual que todos los temas de la jornada; todos contaron con un mosh bien entretenido en algunos parajes y simplemente diabólico en otros. Ni siquiera los muchachos que vendían jugos y cervezas sin alcohol se salvaron de quedar atrapados en más de alguno. Pobres.

Luego vendría el clásico “Sentenced to burn”, “Gutted”, “Demented aggression” y “Scourge of iron” y la energía del respetable no disminuía en lo más mínimo, al contrario los cantos y el griterío pidiendo más temas era ensordecedor, al igual que los solos de Pat O’Brien que dejaron mi oído derecho completamente inútil, lo que no impidió que disfrutara como cabro chico el siguiente tema, del disco “Vile”: “Disfigured”, lo único que se podría decir de ese tema es que en vivo sale sencillamente brutal.

“Evisceration Plague”, “Dormant bodies burning”, la gran “Disposal of the body” y “Decency defied” (si no ha visto el video de este tema, véalo, es muy bueno) siguieron cortando cabezas sin piedad solo para el remate con la siempre increíble “Dead human collection”, “I cum blood” (“Eyaculo sangre”), “Encased in concrete”…el solo al principio del tema terminó de dejar sordo a cualquiera que estuviera al lado derecho del escenario. Hasta una chica embarazada detecté cerca de donde estaba que tampoco se salvó de sufrir los embates de las guitarras extremas y lo primero que pensé fue en la portada del “Butchered at birth”. Que lindo.

Y terminando el show, faltaban los clásicos que todos pedían hace rato pero que todos sabemos que siempre tocan al final….pero el señor Corpsegrinder se adelantó con “Make them suffer”…estoy casi seguro de que dijo “Make them supper”. En fin, luego de que el público ya no diera mas de tanta sangre y explosiones de carne en la cara, el Caupolicán se vino abajo cuando comenzó “Hammer smashed face” o “Jamer esmashed feis” como escuché muchas veces. Un mosh simplemente apocalíptico donde todo lo que estaba en las manos de los asistentes voló por los aires, lo que dejó a los auxiliares de aseo con más pega que candidato independiente, pero la imagen de ver a casi todo el Caupolicán en un puro mosh brutal fue majestuoso.

Ya finalmente, cuando más de alguno creía que el show terminaba, comenzó a sonar “Stripped, Raped and Strangled” y el cementerio que era el teatro resucitó y volvió a moshear como si no hubiera un mañana dejando bien en alto el nombre de Chile a la hora de cabecear y disfrutar un show del tamaño de Cannibal Corpse, sencillamente mortal!!

Por: Javier Bravo

Facebook Twitter

J.P Rodriguez

J.P Rodriguez

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *