Con Danny Lilker a la cabeza, los estadounidenses de Brutal Truth subieron a hacer lo que mejor saben hacer y llevaron al público del Movistar Arena al extremo. Los líderados por el mítico bajista de Nuclear Assault, fueron los responsables de los primeros mosh de esta segunda jornada.

Sin pausas y con una energía frenética, los neoyorquinos dieron el vamos a las bandas internacionales en el escenario central del The Metal Fest. Repasaron lo mejor de sus discos y se mostraron agradecidos por el compromiso del público chileno que los recibió como dioses.

En el marco de la acción y el grindcore, al final de su presentación, su vocalista Kevin Sharpe, se lanzó desde la barricada sobre el público, quienes lo devolvieron al escenario entre ovaciones y aplausos. Gran inicio de recital y gran presentación de Brutal Truth.

Por: Ayskée M. Solís Herrera
Fotos: Julián Pacheco

Facebook Twitter