Duende del Hueco nos trae riffs desde las calles de Perú con su álbum Inmortal
08/09/2016
Gustavo Avendaño (25 artículos)
0 comentarios
Compartir

Duende del Hueco nos trae riffs desde las calles de Perú con su álbum Inmortal


Directo desde Perú ha llegado a los cuarteles de Aggresion el nuevo álbum de Duende del Hueco, banda que ha logrado distinciones en la prensa de su país natal gracias a las dos producciones que tienen bajo el brazo. Según hemos averiguado, este tercer álbum es el primero que la agrupación realiza como trío, por lo que no puede dejar de llamarnos la atención que se titule Inmortal, como si el Duende quisiera afirmarnos su resiliencia y su vigor a través de 11 temas llenos de rabia, de aquella rabia que moviliza a resistir y hacer.

Lo que se escucha en este Hueco en particular es un sonido bastante homogéneo cuyo repertorio incluye elementos tanto de metal como de hard rock. Llaman la atención los acelerones de la batería de Mauricio; los riffs de Julio, que me hacen pensar en un Pantera light con aderezos progresivos y alguno que otro maidenismo con los ritmos galopantes y las armonías de guitarra. Sin duda el Duende tiene muchos trucos, que hacen pensar en una banda con oído muy agudo para adaptar sus diversas influencias en un sonido coherente y propio.

Las letras escritas por Manuel (voz y bajo) mantienen cercanía y urbanidad, enfocándose en el malestar social, desencuentros amorosos y la autoafirmación; en consonancia sus letras se alejan sabiamente del abuso de figuras literarias, referencias a la metafísica y vocabularios emperifollados. Son vociferadas con fuerza y –por lo general- en segunda persona, teniendo como efecto el interpelar al receptor (nosotros, los que escuchamos) o a un tercero, victimario de alguna injusticia.

No hay adornos: con las notables excepciones de los coros al final de Demonios y la versión acústica de Tiempo, la voz forma parte del conjunto sin buscar lucirse con notas altas o deformaciones vocales (¿acaso hay arribismo más molesto que vocalistas cantan en español tratando de sonar como gringos?). Lo que sí hay es una voz versátil, placentera, que canta con convicción, que sabe cuando raspar un poco y cuando dejarse llevar por la melodía de acuerdo a lo que exige la canción.

El resto de la producción mantiene esa línea: la mezcla otorga amplio espacio a cada instrumento (sin añadidos de teclado ni sintetizador, solo con efectos ocasionales), e incluso el arte de portada es bastante nítido. El tracklist se aprecia con un buen flujo que permite apreciar la diferencia de cada canción, distribuyendo bien la variedad del disco; además la versión acústica y recortada de Tiempo funciona bastante bien como cierre del álbum.

Si tuviera que señalar algo que no me convence es que las canciones son todas muy buenas (sobretodo la agresiva S.E.O. y la galopante Solo), y sin embargo me cuesta pensar en alguna excelente, fascinante o misteriosa; pero no es ese el juego que sigue la banda. Ni austeros ni histriónicos, Duende del Hueco se fija metas que cumple con gracia dentro de ese campo de frontera que ocupan entre el hard rock y el heavy metal, entre lo progresivo y lo callejero, entre lo melódico y lo pesado. La clara constante acá es la de una banda que se escucha segura y holgada en su hacer, con preocupaciones claras y cosas que decir.

cover-ddh

Tracklist:

1. Indiferencia
2. Locura
3. Inmortal
4. S.E.O.
5. Solo
6. Barro
7. Tiempo
8. Ladrón
9. Funeral
10. Demonios
11. Tiempo (Acústica)

Conoce más de la banda en

Producción
3.75 de 5
Musicalidad
4 de 5
Variedad
3.75 de 5
Innovación
3.5 de 5

3.75

Bueno
3.75 de 5
Gustavo Avendaño

Gustavo Avendaño

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *