La banda liderada por el carismático Eugene Hütz hace ya buen rato que viene sumando adeptos y haciendose un nombre a base de calidad, buena música y, principalmente un poderoso y teatral show en vivo de cuya influencia es difícil escapar si estás cerca, influencia que es tanto física como psicológica; físicamente se manifiesta en formas tan variadas como el baile, el canto o el pogo y, psicológicamente, en una sensación de festejo y hermandad que pocas bandas se pueden preciar de lograr. Si para su presentación en la última versión de Lollapalooza Chile eran promesa, para Maquinaria eran un trago seguro que degustar para desatar la fiesta.

A la hora y luego de una intro que sorprende con el ecuatoriano Pedro Erazo tocando una Trutruca, el público que aún sigue llegando y el sol abrasador que rehusa a dar tregua reciben los acordes de “Ultimate” que trae consigo un incesante baile y cantar que duraría hasta el fin de su show. Hütz y compañía saben manejar al público y hacer de sus composiciones algo aún más efectivo en vivo y ya para la segunda canción del setlist, “Sally”, la algarabía era imparable. El polvo, una constante durante el festival, se elevaba tapando la vista incluso considerando el marco relativamente pequeño de público que había en el recinto.

“Not A Crime” y “Wonderlust King” convertían a los asistentes en una juguera puesta a máxima potencia y quienes no conocen a la banda se miran como habiendo hecho un excitante descubrimiento.

“Tribal Connection” baja un poco el tempo, pero no la temperatura, trayendo consigo las influencias más Dub de la banda, pero “My Companjera” presiona nuevamente el botón de “máxima potencia”.

“Last One Goes The Hope” encuentra a Erazo, la pequeña fuerza latina de la banda, haciendo gala de su estilo Ragga y un tremendo “baile de gavilán”, mientras que la dupleta “Trans-Continental Hustle” / “Inmigraniada” (We Commin’ Raugher)” nos brinda una de las secciones más punkys de la presentación, donde el circle pit y el pogo fueron protagonistas y demostración de que la familia transcontinental que es Gogol Bordello ha escogido la música del mundo como medio comunicación y conexión con los públicos de diferentes continentes, más allá del discurso ensayado y las frases salameras.

“Break The Spell” sería mezclada en la mitad con “Start Wearing Purple” en la que la atractiva Elizabeth Sun aparece con un bombo, alimentando con sus pulsaciones el salto y el baile, mientras vuelven a los ritmos iniciales de “Break The Spell”, luego Eugene queda solo en el escenario para interpretar la lenta “Alcohol” que, siendo más pausada que todo el repertorio mostrado por la banda, mantiene el ambiente bohemio y “de cantina”. El resto de los integrantes poco a poco se van sumando durante el tema para terminar con la frase “Gracias Santiago, we’re your fuckin’ friends Gogol Bordello”.

Luego de “Think Locally, Fuck Globally” se acercaba la hora del fin y muchos querían partir al siguiente escenario, pero era difícil dejar atrás los ritmos Gipsy Punk de la banda que da por finalizada la fiesta a pleno sol con una rápida y extendida versión de “My Sacred Darling” que hace a los indecisos optar por quedarse y bailar hasta el final.

Cerraba así Gogol Bordello su segundo paso por nuestro país, trayendo consigo la fiesta hiperkinética que es su música de influencias globales; cargando un potente arsenal de mensajes políticos y en favor de la libre inmigración; llamando a la insurrección a través del baile y dejando tras de si el show más movido de Maquinaria Festival 2012.

Recuerden visitar las mejores fotos del Maquinaria Fest 2012 en nuestra Galería Aggresion.

Por: Juan Pablo Rodríguez
Fotografías: Julián Pacheco

Facebook Twitter