Como un cañón, así sonó Lock Up en el The Metal Fest. Con un poco de hardcore y mucho de death metal, los ingleses fueron la primera alineación internacional encargada de abrir la maratónica jronada de metal en Santiago.

Internacionales a medias, porque los británicos invitaron a sus filas al mítico vocalista de Pentagram y Criminal, Anton Reisenegger como guitarra principal. La audiencia escuchó atenta los primeros temas del setlist hasta que la banda anunció el primer punto alto con uno de sus clásicos del primer disco.

“¿Les gusta la vieja escuela?” fue la pregunta, y un atronador “sí” dio el pie inicial para que el riff de Submission, segundo track del Pleasures Pave Sewers (1999), marcara el primer punto alto de la jornada.

Por: Ayskée M. Solís Herrera
Fotos: Julián Pacheco

Facebook Twitter