Alrededor de las 8.30 horas estaba programada la salida de Sadism en el escenario nacional, eso no pasó. Eran las 9.00 y aún nada, mientras que en el escenario central, Morbid Angel ya se había subido a escena para marcar localía.

No cabe duda que Morbid Angel es una de las mejores bandas de death metal del momento, y lo dejó muy claro pues lo que presentó en el The Metal Fest fue un espectáculo de primer nivel.

Tanto así, que un Phil Anselmo vibrante lo demostraba a un costado del escenario, siendo sorprendido constantemente por las cámaras del evento. Con mayor razón la gente se enfocó en disfrutar un show envidiable, brutal, finísimo en ejecución y con perfecta coordinación en iluminaria.

Todo calzó perfecto, como un reloj suizo, y es que Morbid Angel no está para juegos. Lo dejaron todo y el público chileno lo agradeció.

Por: Ayskée M. Solís Herrera
Fotos: Julián Pacheco

Facebook Twitter