Y el día que muchos esperaban llegó. Nos situamos el cuatro de octubre en el Teatro Caupolicán, donde la banda finlandesa más grande del metal sinfónico se presentó en tierras nacionales. Así es, hablo de Nightwish, quienes con un nuevo álbum de estudio bajo el brazo se propusieron regresar y deleitar al público chileno con una nueva alineación que esta vez incluye como novedad a la vocalista Floor Jansen, el maestro de las gaitas y flautas Troy Donockley, y el temporal remplazo de Jukka, Kai Hahto en la bateria.
Como si fuera poco, el público asistente tuvo la oportunidad de ver a los artistas nacionales Caterina Nix y Polimetro, los cuales se encargaron de abrir el show y preparar los ánimos de lo que fue el plato fuerte de la noche.

Caterina Nix, la cantante elegida por Frontiers Records para lanzar un álbum solista compuesto y producido por el guitarrista, compositor y productor Timo Tolkki, fue quien abrió la jornada. Puntual, como es de costumbre en las producciones de The FanLab, se inicia el show con lo que es una de sus canciones más populares: “I’m Alive“. Sin duda, Caterina es una gran cantante por lo que era de esperar la buena recepción por parte de los asistentes.

Canciones como “The Point of No Return“, “One Drop of Blood” y “You Will Breathe Again” son las siguientes hasta que la cantante se da un espacio para saludar y agradecer a la fanaticada. Unos pequeños problemas de sonido se hacen notar, pero Caterina sabe como enfrentarlos y sigue con el espectáculo de manera profesional en la segunda parte del show en donde interpretó más canciones de su proyecto Chaos Magic.

Como percepción personal, encuentro que a esta diva le falta un poco de afinidad con el público, pero es justificable dadas las circunstancias, al ser quien abre la jornada y tiene sobre sus hombros la dura tarea de encender y calentar los motores para las próximas dos bandas. Talento tiene, y mucho. Sin duda Nix es una gran ejemplo de y para la música chilena.

Setlist

  • I’m Alive
  • The Point of No Return
  • One Drop of Blood
  • You Will Breathe Again
  • Seraphim
  • A Little Too Late

Con la mecha ya encendida sale a escena un orgullo nacional de metal progresivo, Polimetro, quienes deleitaron al Caupolicán -que por cierto estaba casi al tope de su capacidad-, con canciones de su disco debut del año 2001 “Metropolis” y de su último trabajo de estudio “El Laberinto de los Sueños” (2014).

Como siempre, estos chicos dejan y dan todo en el escenario. Los años de trayectoria se nota, y de inmediato se escucha el coreo de cada una de las canciones y se siente el apoyo y respeto de los asistentes hacia la banda. La humildad característica y el talento de Polimetro inmediatamente es retribuida con aplausos y la ovación de la gente.

Me doy el espacio para dar una mención especial a La Comunidad de Los Sueños, por hacerse notar y ser fieles seguidores.

En resumen, Chile tiene excelentes exponentes, dignos de abrir shows de gran calibre y de participar en grandes festivales junto a bandas internacionales. Un llamado a siempre darse la oportunidad de escuchar productos nacionales, porque créanme que no se decepcionarán.

Setlist

  • Despertar
  • Inferno
  • Laberintos
  • Fábulas
  • Trance
  • Luz y Sombra

Y nos situamos en el punto fuerte de la noche: la banda finlandesa que retorna a Chile desde 2008, Nightwish.

Muchas expectativas hubieron desde la incorporación de Floor a las filas de la banda. Muchas críticas al reciente disco por “no sacarle provecho a la voz de Floor” -opinión que no comparto-, mucho nerviosismo por ver qué pasará y por cómo resulta el Nightwish sin Tarja.

Llega la hora y afortunadamente todo resulta bien. La banda sale a escena con una energía e impacto que se agradece. La puesta en escena se transforma mágicamente: telones, pantalla y luces que te inducen en la atmósfera y te hacen darte cuenta de donde estás y a que banda fuiste a ver.

El vozarrón, el manejo escenico y la química de Floor con la banda y el público se hace evidente, y por esto mismo el Teatro ya se venía abajo. El Caupolicán completo coreando los temas emblema como “Ever Dream” y la revivida “She Is My Sin” te dejan una postal en la memoria difícil de olvidar. Un bello momento se da cuando Marco se posiciona en el centro dirigiendo el compás y a interpretar en acústico “The Islander“, pidiendo que todos los asistentes sacaran sus celulares y encendieran las pantallas, ilusionando una noche estrellada al sono de una guitarra y cientos de coristas.

El espectáculo sigue parejo -en el buen sentido-. El deleite del púbico se hace notar tema a tema. El setlist completo que presentó la banda, pasando desde su reciente  disco “Endless Forms Most Beautiful” (2015) hasta “Oceanborn” (1998), no dejó a nadie indiferente. Los nuevos y ya experimentados fans de la banda pudieron disfrutar  del show de gran calibre. Y ahora es un buen momento para destacar -nuevamente- algo de la vocalista, ya que ésta no se fuerza por imitar a las féminas que  participaron antes en la banda, más bien le da su toque personal a la interpretación de los temas, lo hace a su pinta y vaya que funciona! Aunque, no hay que dejar de lado al resto de la banda, cada uno sabe lo que hace y se complementa con el otro. Se nota, sino no estarían donde están.
La jornada va cerrando con dos gratas sorpresas; “Stargazers” y “Sleeping Sun”, donde caimos de cabeza al año 1998. Creo que es difícil describir la sensación que nos hechizó en ese momento. Sobran las palabras. Todo aquel que haya ido, me entenderá.

Las obras maestras “The Greatest Show on Earth” -reducida en tiempo, lógicamente- y “Ghost Love Score” son las canciones que van cerrando en definitiva el concierto. Más de 15 minutos atravesando atmósferas, sensaciones, paises, culturas y universos te dejan lleno. Te sientes realmente bien. Nightwish en su esencia.
Después de “Last Ride of the Day” costó un poco resignarse a que ya había acabado. Los míticos canticos nacionales como el “No nos vamos ni cagando” no dieron resultado, pero objetivamente, la banda dio todo en el escenario durante el show. Finalmente salieron nuevamente a escena, pero no a tocar, sino a agradecer, compartir y sacarse las ya clásicas fotos con el público.

En definitiva: buena iluminación, buen sonido, las cosas parejas, que sumando dan como resultado un todo, y este todo tiene por nombre Nightwish.

Setlist

  • Shudder Before the Beautiful
  • Yours Is an Empty Hope
  • Ever Dream
  • She Is My Sin
  • My Walden
  • The Islander
  • Élan
  • Weak Fantasy
  • 7 Days to the Wolves
  • Wishmaster
  • I Want My Tears Back
  • Nemo
  • Stargazers
  • Sleeping Sun
  • The Greatest Show on Earth
  • Ghost Love Score
  • Last Ride of the Day

[ot-gallery url=”http://aggresion.net/gallery/nightwish-en-chile-caterina-nixpolimetro/”]