Queremos menos Blaze Maiden y más Blaze Bayley.
18/07/2016
Gustavo Avendaño (30 artículos)
0 comentarios
Compartir

Queremos menos Blaze Maiden y más Blaze Bayley.


El Rock & Guitarras se hallaba lleno la noche del 16 de julio; por momentos me sentí como ingresando al Metro en hora punta. Como es tradición en este local ñuñoino, mucho rato transcurre en sus afueras, donde la gente conversa al son de las percusiones que bombean desde el recinto acompañados de cigarros y cerveza. Lo primero que me llama la atención de los stands de merchandising son las poleras de la bestia, Iron Maiden. Me pregunto “¡¿vengo a ver a Blaze Bayley o a un tributo a Iron Maiden?!”. La respuesta: un poco de ambas.

Genghis Khan fueron seleccionados personalmente por el exvocalista de la bestia para dar el puntapié a la noche. Esta agrupación tributa a Iron Maiden con presentaciones de muy buen nivel, que cumplen sobresalientemente su función de rememorar los clásicos de la banda inglesa. Esta noche no fue la excepción. Aunque debo señalar la impresión de que hubo algunos deslices técnicos con los solos en las últimas canciones de la presentación, estos no impidieron disfrutar de temazos como Flight of Icarus, The Number of the Beast, e incluso el Be Quick or be Dead, que fue una agradable sorpresa.

Sin embargo, la presencia de una banda tributo de Iron Maiden planteaba la pregunta: ¿A quién diablos está tratando de complacer Blaze?

A las 22:30 horas Blaze Bayley se toma el escenario con una camisa negra que pronto se humedecería con el “calor humano” de ese repletísimo Rock & Guitarras. La primera agradable sorpresa fue que la noche inicia con Born as a Stranger, un temazo del disco Silicon Messiah con el cual Blaze dio un poderoso inicio a su carrera solista. El público disfrutó y coreo con más fuerza con los clásicos de Maiden escuchados una hora antes. Blaze lo disfrutaba a concho. ¡Qué alegría transmite este personaje! Moviendo los brazos izquierda y derecha para dirigir los gritos eufóricos de su público, se podía atisbar a un hombre que puede disfrutar con gratitud por hacer aquello que le gusta.

En la primera maravillosa mitad del show, Blaze Bayley alternó a excelente ritmo temas de su carrera solista con algunas de las mejores canciones de su carrera solista. Las guitarras armónicas de Futureal eran coreadas por los asistentes con la misma intensidad que el vigoroso coro de Samurai y su bien sopesada mezcla de melodía y riffs más pesados que sintetizan elementos del heavy/power americano y la NWOBHM.

Me parece que la diferencia fundamental entre las canciones de la carrera solista de Blaze y la de su tiempo con Iron Maiden reside en su estructura, pues fue precisamente en The X Factor cuando las composiciones de Maiden se extendieron y las dinámicas entre guitarras acústicas y riffs distorsionados tomaron protagonismo, mientras el sonido de Blaze es más directo y moderno. Estos dos mundos chocaron en el escenario para dar lugar a un show bastante variado, pasando de la melancólica The Clansmen hacia la reciente A Thousand Years (lo más cercano a un “Out in the Fields” o un “I Want Out” que le he escuchado a este buen señor).

Lamentablemente el resto del show haría una regresión hacia los tiempos de la bestia sin mirar hacia adelante. Judgment of Heaven es un temazo; Lighting Strikes Twice era un tema que no pesqué mucho en el Virtual XI pero que me pareció maravilloso al escucharlo en vivo; Futureal es rápida y entretenida; Sign of the Cross es una de las coronas instrumentales de Maiden sin lugar a dudas; si a todo. Los temas de Iron Maiden funcionan excelentemente en vivo, pero las canciones solistas de Blaze no tienen nada que envidiarles, son simplemente diferentes.

Fuera de un fallo puntual con el sonido al comenzar Judgment of Heaven, el sonido fue impecable. Blaze está en excelente forma vocal, y su energía en el escenario es contagiosa, desde sus gritos extendidos hasta sus comentarios sobre los mensajes de sus canciones. Se nota que es un tipo plenamente convencido de lo que hace y que se apasiona por decir algo con su música, con transmitir ánimos de empoderamiento y resiliencia a quienes lo escuchan. Pero el setlist estuvo, a mi parecer, demasiado cargado hacia los años de Maiden, y creo que esto contradice tristemente la impronta que busca establecer Blaze. Por momentos uno olvidaba que vino a promocionar su nuevo larga duración.

Repito, esto es importante: un hombre que escribe discos preguntándose sobre el futuro vino a presentar un setlist lleno de pasado. No es un detalle menor que tres quintos de la banda que tocó -quienes, por cierto, estuvieron excelentes- fueran parte del tributo a Iron Maiden que presentó media hora antes.

Creo que el fervor del público y el recinto lleno testimonian el cariño que hay hacia este hombre que luchó por expresar su propia visión. Tal vez faltó que el propio Blaze se diera cuenta que los fans presentes eran sus fans, no los de Iron Maiden, y que él se los ganó por derecho propio, por sus shows honestos, por sus excelentes discos y por su gratitud (a diferencia de cierto otro exvocalista de la bestia…). Esperemos que para la próxima visita del buen Bayley escuchemos menos “tributos” a aquella banda inglesa y se dé lugar a más temazos como Stare at the Sun.

Setlist:

  1. Born as a Stranger
  2. The Launch
  3. Futureal
  4. Human
  5. Samurai
  6. Lighting Strikes Twice
  7. The Clansman
  8. A Thousand Years
  9. The Brave
  10. Judgment of Heaven
  11. When Two Worlds Collide
  12. Sign of the Cross
  13. Como Estais Amigos
  14. Lord of the Flies
  15. Fear of the Dark
  16. Man on the Edge
Show
5 de 5
Sonido
4.75 de 5
Setlist
4 de 5
Público
5 de 5

4.69

Bueno
4.69 de 5
Gustavo Avendaño

Gustavo Avendaño

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *