Epica es una banda que siempre genera alta expectación entre sus fanáticos chilenos, quienes sagradamente asisten a sus shows y corean todos sus temas. La noche del 26 de septiembre no fue la excepción, pues al Teatro Caupolicán llegaron un poco más de 1.700 personas quienes disfrutaron de la cuarta visita de los holandeses al país.

Desde temprano, y con un buen marco de público, los chilenos Six Magics demostraron porqué hoy son una de las bandas más profesionales de la escena. Con un sonido demoledor y un juego de luces que hizo más dinámica y llamativa su presentación, el grupo repasó temas como “Falling Angels” y “They” e incluso se dieron el tiempo para interpretar su versión de “Rolling in the Deep” de la británica Adele, lo que sorprendió a varios de los asistentes.

A través de su vocalista, Elizabeth Vásquez, la banda aprovechó de invitar a los presentes al lanzamiento oficial de su nuevo disco Falling Angels, (que ha cosechado excelente críticas en Chile y el extranjero), a realizarse el próximo 27 de octubre en el Cine Arte Alameda. Luego, “Start Another War”, “Another Name” y “How to Live”, todos cortes de su más reciente LP, fueron los temas con los cuales finalizaron su show.

Puntualmente a las 21 horas y tras una larga intro, las luces disminuyeron su intensidad y los cánticos coreando el nombre de los holandeses se escucharon con fuerza en todo el recinto. El llamado hizo que uno a uno los integrantes de Epica (Simone Simone Simons, su vocalista, se llevó la ovación más grande) se hicieran presentes sobre el escenario para dar el vamos entre la euforia de los fans con “Monopoly on Truth”, canción de su placa en promoción Requiem for the Indifferent (2012).

La bella Simone acaparó de inmediato todas las miradas. Su voz, si bien ha sido criticada en el último tiempo, esta vez lució muy bien, lo que junto al resto de sus compañeros dio forma a una performance sólida y potente.

En “Unleashed”, uno de los puntos altos de Design your Universe (2009) aparecieron columnas de humo que sintonizaron perfectamente con las partes más pesadas del tema. Sin pausas, “Martyr of the Free World”, a estas alturas un clásico de su discografía, fue recibida como un himno: rápida, agresiva, sutil y donde la voz de Simone simplemente encantó.

Epica en Chile Epica en Chile Epica en Chile Fotos: Julián Pacheco

“Serenade of Self Destruction” invitó a sus seguidores una vez más a su nuevo disco. Presentada por su fundador Mark Jansen (guitarra,voz) y con una intro de teclados a cargo de Coen Jansen, sus más de nueve minutos de duración transportaron a todos a un viaje lleno de progresiones musicales, con una agrupación muy entusiasta que no dejó de mecer sus largas cabelleras al son de la música.

“¡Este tema está hecho para que cantemos todos juntos!” exclamó Simone para presentar “Cry for the Moon”. En ese momento, todas las gargantas del Caupolicán se volvieron una sola para corear con fuerza las líneas de “Forever, and ever” y disfrtutar del final del tema con un pequeño solo de batería a cargo de Ariën van Weesenbeek, quien demostró con creces sus dotes en las baquetas.

El show continuó con cortes como “Storm the Sorrow” (primer single de su nuevo LP) y “The Obsessive Devotion”, tema en el que pidieron al público de las primeras filas formar un mosh pit.

Al final de “Sancta Terra”, se vivió el momento más insólito de la noche y del show. Mark Jansen hizo subir al escenario a Roberto (un fan) y a Cynthia, una pareja de novios que se conocieron en un show de Epica en 2008. Ante todos los presentes como testigos, el joven se arrodilló y le pidió matrimonio a su amada, quien le dio el sí de inmediato. Los aplausos no cesaron. Epica los felicitó y Simone, medio en broma, medio en serio, les deseo “amor, suerte y mucho sexo”, provocando las risas de todos. Sin duda, un momento especial dentro de la visita del sexteto holandés a Chile.

“Quietus”, seguida de “The Pahntom Agony”, sonaron de manera demoledora y aún vigentes a 10 años de su creación, cerraron de perfecta forma la primera parte del concierto junto con el recordatorio de los músicos quienes mencionaron que el próximo año realizarán una gira de celebración por su décimo aniversario.

El tecladista Coen Jansen aparece tras unos minutos, anunciando que el concierto llegó a su fin. “¿O quieren más?” preguntó. La respuesta fue obvia e hizo regresar a la banda para descargar los tres últimos temas: “Delirium”, “Blank Infinity” “Consign to Oblivion”, las que completaron un poco más de dos horas de concierto. Epica se muestra cada vez más afiatada y como músicos, han crecido una enormidad, conviertiéndose en uno de los grandes referentes del metal sinfónico a nivel mundial.

1. Karma (intro)
2. Monopoly on Truth
3. Sensorium
4. Unleashed
5. Martyr of the Free Word
6. Serenade of Self-Destruction
7. Cry for the Moon
8. Storm the Sorrow
9. The Obsessive Devotion
10. Sancta Terra (con fan en el escenario)
11. Quietus
12. The Phantom Agony

Encore:
13. Delirium
14. Blank Infinity
15. Consign to Oblivion

Review Cortesía de Cristian Valderrama (Rocknvivo)

Facebook Twitter