Los lentes de marco grueso, las camisas a cuadros, y los pitillos eran algo común entre la concurrencia que esperaba la primera presentación de The Kills en territorio nacional, y es extraño que una banda capaz de conjugar tantas cosas en lo musical, capaz de sonar diferentes a sí mismos, y con un show en vivo tan poderoso, no logre entrar o convocar a un púbico más amplio y diverso, teniendo ya una carrera de más de 10 años y 4 discos de estudio a su haber.

 Algo que, de haber sido diferente, nos habría permitido, a muchos más, disfrutar de un buen concierto, en un mejor recinto. Sobre el escenario, 2 toms, un mellotrón y la caja de ritmos frente a un telón aleopardado, era todo lo que esperaba a The Kills en el Teatro Oriente para su show. Y lo anterior no es de extrañar, pues es sabido que la banda es 100% actitud sobre el escenario, una fuerza natural capaz de rockear y experimentar sin temores a pesar de ser sólo dos músicos; dos músicos que, en vivo, son capaces de desentrañar lo más básico, instintivo y potente del Rock. A las 21:20 hrs sube al escenario la pareja compuesta por Alison Mosshart y Jamie Hince, y el público se agolpa hacia el escenario, excitado ante la presencia de sus ídolos y la adrenalina de, al fin, poder presenciar una presentación siempre tan bien comentada. A la izquierda queda Jamie, enfundado en su guitarra (una de las tantas que cambiaría a lo largo del concierto) y, a la derecha, la sensual silueta de Alison, que se recorta contra las luces donde resalta su pelo fucsia encendido. La descarga inicial la dan con ‘No Wow’, que deja en claro desde el mismo inicio que su show es energía pura, es Rock and Roll, tanto en sonido como en actitud. El sonido no fue el mejor, durante todo el espectáculo se escuchó un poco saturado y no se lograba entender del todo las voces, pero esto al público pareció no importarle, ya que siguió y coreó los temas como si fueran propios. Luego de ‘No Wow’, el show continúa con la gran ‘Future Starts Slow’, que nos trae la primera muestra de su excelente última placa, Blood Pleasures, editada en abril de este año. Sin dar respiro, arremeten con ‘Heart Is A Beating Drum’; la guitarra de Jamie escupe fuego y Alison, que lo acompaña con una Rickenbacker, mueve su cabeza frente al ventilador, agitando su pelo que parecen llamas danzando al ritmo de la música. El calor aumenta entre el público con cada minuto. Es momento de que Hince suba el volumen de su amplificador para ejecutar ‘Cheap And Cheerful’, que es sucedida por una soberbia y ácida versión de ‘Kissy Kissy’, que suena como un duro Blues Rock en que el guitarrista se desenvuelve a lo largo del escenario, mostrándose un poco más cercano a cada momento y Alison, nuevamente con su Rickenbacker, se deja llevar, como durante todo el show: Baila, escupe, seduce y rockea. El sonido del teléfono anuncia al público que viene otro gran clásico; de su disco Midnight Boom, de 2008: ‘U.R.A. Fever’, también en una versión poderosísima, donde la adición de Riffs por parte de Hince le entregan una dimensión completamente nueva al tema.

The Kills en Chile The Kills en Chile The Kills en ChileFotos: Julián Pacheco

“Today is a good day”, comenta el guitarrista antes de iniciar ‘DNA’ y, más tarde, los efectos de su guitarra nos introducen a ‘Satellite’ que, aún más que en el disco, suena como un reggae cósmico que convierte al público en una masa rítmica, movida por el pulso constante del tema y la energía del ejército de 2 músicos que está sobre el escenario. La caja de ritmos nuevamente anuncia al público un clásico: ‘Tape Song’, una de las más aplaudidas en una noche donde el ánimo del público era de entrega total. Jamie parece un robot sobre el escenario, siguiendo su propia música como un autómata y es que ya la fuerza y el ritmo de los temas no dejaban impávido a nadie. Incluso la poderosa versión de ‘Baby Says’, que Alison acompaña desde el mellotrón, fue un respiro y un relajo dentro del intenso show. Nuevamente un anuncio de parte de la caja de ritmos, anuncio que esta vez el público sigue con las palmas, para introducir a ‘Black Balloon’, la que sería seguida por el cover de The Velvet Underground, ‘Pale Blue Eyes’, en una sentida versión, donde la voz de Mosshart logra cautivar a la audiencia. El ataque de rock continuaría con ‘Last Day Of Magic’, que con su coro “My little tornado, my little hurricano” describe bastante bien lo que logran los músicos sobre el escenario. Hince agradece al público una vez más, diciendo que ha sido una hermosa velada e interrumpe el discurso de agradecimiento que Alison comenzaba, para asestar un golpe letal: ‘Sour Cherry’ en una versión mucho más industrial que la grabación original, con un ritmo que caló hasta los mismos cimientos del teatro. Ha pasado ya poco más de una hora del primer show de The Kills en Chile y la banda deja el escenario por primera vez con un público rendido. “VV” y “Hotel” regresan cortos minutos después para el encore, que comienza de la mano de la emoción de ‘The Last Goodbye’, con Jamie al mellotrón y Alison al frente del escenario, con su pelo ondeando sobre el rostro interpretando sentidamente el tema. A mitad de la canción un joven del público sube al escenario, besa en el rostro a la cantante y canta abrazado a ella y, a diferencia de otros recitales o recintos, nadie lo sacó del escenario, algo que, por suerte, no logró enojar a la vocalista. Con Hince en los toms, nos entregan ‘Pots And Pans’, que con su mid-tempo, alarga un poco el respiro que han dado en el show que, a esta altura, ya se acercaba a su final. El último golpe de la noche llegaría de la mano del machacante ritmo de ‘Fried My Little Brains’, que coronaría energéticamente un show redondo y potente. El de anoche fue un concierto cargado de riffs y fuerza, de un rock que, en palabras del propio guitarrista, “viene del estómago y no de la cabeza” y que es, en consecuencia, impredecible. Un show que es capaz de mover a masas en festivales y que acá pudimos observar en pequeño, con la esperanza de, en un futuro no muy lejano, poder asistir a presenciar su fuerza en un mejor recinto, con un mejor sonido, con un mayor público, pero con el mismo rock.

Por: Juan Pablo Rodriguez Rodriguez

Setlist:

01.- ‘No Wow’
02.- ‘Future Starts Slow’
03.- ‘Heart Is A Beating Drum’
04.- ‘Cheap And Cheerful’
05.- ‘Kissy Kissy’
06.-‘U.R.A. Fever’
07.- ‘DNA’ 08.- ‘Satellite’
09.- ‘Tape Song’
10.- ‘Baby Says’
11.- ‘Black Balloon’
12.- ‘Pale Blue Eyes’(Cover de The Velvet Underground)
13.- ‘Last Day Of Magic’
14.- ‘Sour Cherry’

Encore:

15.- ‘The Last Goodbye’
16.- ‘Pots And Pans’ 18.- ‘Fried My Little Brains’

Facebook Twitter