Otra nueva travesía hacia Zerzura ejecutó el sexteto nacional Asterion -en formado íntimo-, invitados como maestros de ceremonia al ciclo de tocatas como presentación de la nueva casa estudio Transmission. Ocasión especial para ver un show en formato ensayo, pero con la seriedad que requiere esta ambiciosa propuesta que adquiere cada día un poco más de carácter en vivo. Los invito a coger el equipaje y comenzar el peregrinaje.

23:00 horas en punto y los guías encargados en conducirnos hacia estas áridas tierras, toman posición en su instrumento y con algo más de soltura de lo habitual, comienzan la ejecución de punta a cabo su aplaudida placa debut.

Su nuevo recluta penquista, Matías Ibañez, supera registros originales al atreverse en su propuesta de cuenta cuentos explicando este trip hacia el obsesivo mito desértico. Las percusiones a cargo de Jorge Ovalle, utilizan la sobriedad histriónica en comparación al increíble show realizado en la sala SCD, mientras muestra sus dotes calcados al master, complementados en técnica y desplante al igual que el encargado de las teclas Eliseo Peña. Laureles al mérito.

La densidad arenosa se toma secciones melódicas que no quitan pie al acelerador en tramos inspirados conceptualmente a Nile, por sólo entregar una referencia. La dupla en seis cuerdas, juega camaleónicamente en sus ejecuciones, además, sus secciones medias son abundantes en cambios en toda la instrumentación, al igual que su pasador final perfecto para el broche de oro.

Previo a los saludos de rigor, la banda se muestra relajada, cual comodidad de un ensayo. El sonido es nítido y sin saturación, pese a lo reducido del espacio. Su frontman entra en trance durante guturales y relatos propiamente tal de esta travesía. Taps de guitarra, secuencias y su coro a tres voces son perfectamente sincronizados, mientras el protagonismo latente de las cuatro cuerdas roba miradas por quien denota el papel más serio de la banda, el señor Gustavo Miranda. Preciso y contundente en su performance.

En “Between Your Walls”, el bajista retoma labores en voces tras su macabra imagen influenciada por el Shock Rock y, en lo estrictamente musical, los cambios vocales -tipo Paradise Lost- a medias con el tecladista, generan un increíble ambiente de calidez que provoca este tipo de shows exclusivos. Puntos a favor.

“Moonlies” maneja esa calidad de exportación, y de esa que adoran los europeos en ecuaciones básicas; concepto más técnica. Finalmente “Dust Of Oblivion”, la más ambiciosa del álbum -para los estudiosos- se encuentra cargada en semifusas en bombos, mucha rítmica en guitarras y momentos precisos en teclas.

La historia de este viaje por las profundidades del desierto heredada por generaciones, ahora y luego de decenios de travesías y vidas que nunca retornaron a sus hogares a retratar su éxodo, al fin encuentra su destino en un solo viajero qué logró su cometido: Asterion.

Set list:

Intro (Zerzura)
Nailing
Conspiracy
Iblis
Between Your Walls
Encore:
Intro
Moonlies
Dust Of Oblivion

Por: Juan Guillermo Carrasco

Facebook Twitter