El multifácetico Mike Patton se tomó el escenario central (Claro Stage) del Lollapalooza 2013, y como es de costumbre, prendió de una al público chileno que, independiente el proyecto con el que se presente, llena y lo logra con fuerza.

En esta ocasión fuimos testigos de como Patton, esta vez con Tomahawk, se mantuvo tras los sintetizadores para acoplarse al sonido punk de sus músicos.Así, la cara más representativa de Faith No More, le dio fuerza a una jornada que había estado marcada por el rock más suave de Keane.

“No estoy ni ahí huevón”, “La raja, poto” fueron las palabras de Patton para hacer sentir su agrado con los fans. No hay mucho que agragar a un review de Patton y compañía, porque todas las presentaciones del estadounidense dejan con gusto a poco y ganas de romper cosas.

Por: Ayskée Solís H.

Facebook Twitter