Santiago se cubrió de los viejos beats del rap de los 80 y 90, el epicentro fue el Teatro Caupolicán que albergó a más de un millar de personas que poco a poco repletaron el recinto de San Diego, el cual para las 21 30 horas se encontraba hasta los rincones lleno de raperos que saltaron, corearon hasta los Mc`s con suerte pudieron subirse a improvisar al escenario alentados por los integrantes de Public Enemy.

La jornada comenzó con un retraso de casi 30 minutos, lo que sirvió para que los resagados alcanzaran a llegar y ver como el quinteto DeKilltros comenzaba a calentar el ambiente por 20 minutos en escena, para así dar paso a los siempre movedisos LeguaYork, rapeando con la lírica social y haciendo incapié en los movimientos estudiantiles y la educación chilena. Posteriormente se subiría a tocar “Tiro de Gracia” donde Juan Pincel intentó prender un poco a la gente pero el show a pesar de llevar temas consagrados de los hip hoperos, no logró el entusiasmo total de los asistentes, sumándole también un show bajo, a pesar de tener arriba a breakdancers, la voz de Pincel en ocasiones no lo acompañó, pero los que subieron a prender a la gente y recordar con el viejo rap, los rapeos cortos, largos y punzantes fueron la leyenda, los Panteras Negras que por cerca de 30 minutos hicieron levantar las manos, seguir los beats con la cabeza y recordar los temas de antaño. Una anécdota dentro del show, es que mientras los Panteras Negras tocaban, en los pasillos causaba un gran revuelo y una masa de flashes de cámaras y celulares, puesto que los músicos de Public Enemy hacían paso por los pasillos del Teatro Caupolicán, accediendo a fotografías y saludos improvisados a quien se los pidiera.

Fotos: Julián Pacheco

Cuando el reloj marcaba las 21:30, era el momento para que Chuck D saliera a escena y comenzara a rapear, y así darle paso entre una ovación a Flavor Flav el cual hizo su aparición totalmente cubierto, para luego despojarse de su poleron y mostrar a la multitud el llamativo e histórico reloj mural colgado desde su cuello.

Una espera por más de 20 años de la vieja guardia del Rap que se mezclaron entre jóvenes, adultos y hasta niños llevados por sus padres. Un concierto lleno de emociones y situaciones, debido al feed back que tuvieron los neoyorkinos con su público, haciendo subir a más de alguno para que mostraran sus dotes de Mc`s. Además de integrar a la puesta de escena pancartas alusivas a la educación púbilca en chile proveniente desde el públic, una pancarta que rezaba “Educación Gratuita” la que estuvo todo el show pegada tras los vocalistas. Llena de energía e impecable presentación de los norteamericanos que repasaron grandes éxitos de su carrera, y dejando un mensaje de paz e igualdad para el público. La sencillez, el respeto y las muestras de cariño estuvieron presentes en este esperado show, el cual finalizó a las 00:06 de la madrugada, y que nadie movió un solo pelo del recinto hasta que Flavor Flav despidió el evento sin antes mencionar que “no importan las razas, no importan los pasaportes, el mundo es uno y hay que vivir con respeto y paz”.

Facebook Twitter