El gran día llegó, el martes recién pasado los estadounidenses The Pretty Reckless se presentaron en Chile, llenando de lado a lado un Teatro Oriente que cobijó la velada. El show comenzó con un pequeño retraso, los fans esperaban impacientemente, pero a eso de las 8:20 pm Taylor Momsen, la vocalista de la banda de rock alternativo, salió al escenario desatando la euforia de todo el teatro, partiendo con Hit me like a man, de su último EP que lleva el mismo nombre, los fans se mostraban ya muy efusivos con lo que sólo sería el inicio del show.

Siguiendo con temas de su último sencillo lanzado el 2010, Light me up, continuaban con Since you’re gone y Miss nothing, el público vuelto loco gritaba tras cada movimiento de la sensual rubia, que con gran potencia seguía cantando, sus fans seguían con locura el tercer tema, continuaron tocando un clásico, infaltable, Zombie, del EP que lleva el mismo nombre de la banda, canción que prendió aún más al público que estaba totalmente dispuesto a disfrutar a cabalidad cada momento.

El ambiente cambió radicalmente, tornándose más emotivo con el sonido de Just tonight, que la audiencia seguía con gran emoción entre gritos y hasta llanto de algunos fans, al término de la canción el bajista, Mark Damon da las gracias y dice algunas palabras, a las cuales la fanaticada respondió a gritos, las luces se apagan y Taylor se dirige al público preguntando en español ‘¿dónde están los chicos?, all right, i need some help from los chicos’ mientras la rubia levantaba la mano e invitaba al escenario a dos niñas que la acompañarían durante su siguiente canción, invitación a la que el público respondia instantánemente con gritos y todos levantando las manos queriendo ser los elegidos para subir.

The Pretty Reckless en Chile The Pretty Reckless en Chile The Pretty Reckless en Chile Fotos: Sebastian “Manson” Jimenez

Con sus invitadas ya en el escenario comenzaba a sonar Goin’ down, con lo cual todos sabemos que daba paso al baile entre las acompañantes de Taylor, mientras cantaba aprovechaba instantes para bailarle sensualmente a sus invitadas, por lo que sus fans gritaban con aún más histeria.

Se vuelven a apagar las luces del teatro y los fans aprovechan la ocasión para gritar a coro que Taylor se saque la polera, el público pedía ‘ la polera, la polera!’, pero la rubia no hizo caso y continuó con Cold Blooded, lo que hizo olvidar lo de la polera rápidamente, ya que enloquecieron apenas Ben Phillips comenzó a cantar su parte, mientras Taylor le bailaba, al finaliza. Como no podía faltar algo clásico de una audiencia chilena, le comenzaron a gritar ‘ mijita rica la la la’, a lo que la rubia sonrió y dio las gracias, además de referirse al público como ‘muy beautiful people’.

Los neoyorquinos seguían con su variado repertorio, esta vez haciendo un cover de Like a stone de Audioslave y continuando con otro cover, esta vez tocando Seven nation army de White Stripes, las cuales tuvieron una gran acogida por parte de la fanaticada que seguía con brazos arriba y saltando al compás de la música.

Momsen se para ante el público con una guitarra rosada, para dar paso a My medicine, gritando con gran entusiasmo ‘¡Santiago!’, un clásico que todos esperaban disfrutar, que terminó con el público repitiendo una y otra vez el coro. La rubia introduce, entonces, la siguiente canción diciendo que es la primera canción de ellos consolidados como banda, ya todos sabían lo que seguía, comenzaba a sonar Make me wanna die, que con fuerza corearon los fans, una de las canciones más esperadas y que no podían dejar de tocar.

Antes de continuar con su setlist, el baterista Jamie Perkins, a petición de Taylor añadiendo un ‘ Santiago you’re so beautiful!’ le toma una foto al teatro completo.

Siguen con lo que sería su última canción, Factory girl, dejándolo todo en el escenario y entonces la banda se despide con una Taylor gritando ‘Santiago we fuckin’love you!’, la banda abandona el escenario, dejando a los fans con ganas de más, pidiendo otra canción; luego de un par de minutos la banda vuelve y finaliza con un tema más.

Nothing left to do en versión acústica sería esta vez definitivamente lo último con lo que nos deleitarían, luego del coro suena con fuerza la banda completa, terminando con la histeria de los fans que repetían cada palabra de la canción con emoción, y que acompañaban con encendedores y celulares en el aire, al término, la banda se despide con Taylor gritando ‘we’ll see you next time, gracias, gracias!’. Así es como, sin lugar a dudas, dejan a un público satisfecho con un sonido y repertorio completo que duró tan sólo una corta pero intensa hora.

Facebook Twitter