Hablar de Papa Roach en Chile es hablar de una deuda grande. El boom mundial del Nu Metal pasó hace ya 20 años, si contamos sus inicios en principios de los 90’s (Korn, Deftones, Limp Bizkit y precursores como Faith no More y Rage Against the Machine); y como pasó con la visita de Limp Bizkit hace unos años, hay mucha expectativa.

Expectativa que viene con un grado de incertidumbre, dados los constantes cambios que la banda de Shaddix y compañía ha experimentado luego de su segundo álbum, “LoveHateTragedy”. Y también como fue Korn el 2010, lo que todos pensamos si fuésemos un miembro de Papa Roach, conociendo la realidad del Nu Metal en Chile, es que el setlist del concierto debería estar cargado de canciones de sus dos primeros trabajos, con mucha preponderancia en “Infest”, que los catapultó a la fama el año 2000.

Sus últimas placas se alejaron mucho de lo que originalmente era el fuerte de la banda: gritos, parafraseos rapeados y canto, para acercarse más a la vertiente del hard rock y algunos matices casi insípidos de post hardcore, que ahora son mucho más notorios. Y la expectativa está justamente en este cambio.

A esto se le suma una nueva variante: los teloneros. Con la adhesión de Sinergia para calentar los motores, el ciberespacio chileno se llenó de chuchadas y reclamos a la productora, discusiones en foros, bromas en Twitter y Facebook. Y sin embargo, la banda es la más indicada para abrir el show, considerando cómo ha cambiado Papa Roach en estos últimos diez años, con todas las mezclas que van desde el rock hasta el metal, y considerando que al momento de tocar en vivo han sido fieles en sonido a sus primeros temas, tocándolos sin variaciones o reinterpretaciones.

Al igual que Sinergia, que partió muy influenciada por el Nu Metal para luego ir añadiendo de su propia cosecha, con la característica voz y verseo de Don Rorro. Papa Roach ha hecho exactamente lo mismo, recibiendo las mismas críticas en Estados Unidos que sus teloneros acá en Chile.

Dicho todo esto, la expectativa se multiplica. ¿Qué temas tocará Sinergia? ¿Recibirán un silencioso respeto, o uno desinteresado? ¿Tal vez escupitajos, a la vieja usanza aggro? Dan incluso ganas de preguntarle sus impresiones sobre Sinergia a Jacoby Shaddix. Tal vez les dé su aprobación, echando por tierra toda la pelea entre los adherentes de ambas bandas. Sin embargo, la única forma de saber todo esto es yendo al concierto, y así calmar todas las interrogantes.