Con un marco de público pequeño, los sudafricanos supieron brillar con luz propia y tonos de cracks. El reloj marcó las 21:50 horas y fue el momento para que Shaun Morgan y compañía saltaran al escenario del Club Chocolate, causando los gritos y aplausos del poco pero entusiasta público que llegó hasta las dependencias del local ubicado en el Barrio Bellavista. Un público de diferentes edades que disfrutaron de los éxitos de las distintas etapas de la banda, desde jóvenes, hasta el típico adulto joven que sale de la oficina por su dosis de rock luego de una larga jornada laboral.

A pesar de lo reducido del espacio en el centro de eventos, el show tuvo mucha entretención por parte de la banda con el público, quienes le retribuyeron gozando con los primeros acordes de Gasoline, el que fue del octanaje perfecto para arrancar la máquina post grunge que se desató en la jornada.

Una presentación alejada de la parafernalia montada dentro de un escenario, pero que estuvo marcada por la buena música, con éxitos comprobados de Seether y que a momentos descansaba su voz con un buen sorbo de cerveza, para así seguir poniendo potencia en cada tema. Al igual que los Sprinboks cuando representan a Sudáfrica en el rugby, estos soldados pretorianos dieron rienda suelta a su estilo, el cual fue acompañado con el carisma de los miembros del grupo.

Hubo un cambio con relación al setlist que venían mostrando, puesto que sacaron del repertorio a “Burrito”, dejando más adelante en la parrilla “Save Today”, modificación que al parecer se realizó a última hora, puesto que en la lista de los músicos este tema estaba escrito a mano, lo mismo pasó para borrar a Burrito de la presentación.

Este track fue una pausa para pasar a la euforia que desató Fake It y Remedy, un cierre de altas proporciones, generando así, en términos deportivos, un scrum entre las ganas de los asistentes, como con la energía que salía de los músicos que cerraban así un show íntimo y cercano por la cantidad de personas que llegaron, pero que sin duda aprovecharon cada segundo del concierto.

Instancia en la cual sin duda Seether merecía revolver más cabezas, por lo que significa la banda, y además de ser, probablemente, el único paso que tenga la banda por el país, por lo que si decidió no ir, créame que se perdió un gran concierto, en un recinto pequeño para una gran banda, pero que dio paso a un sencillo pero gigante show.

Setlist:

  1. Gasoline
  2. Needles
  3. Rise Above This
  4. Driven Under
  5. Fine Again
  6. Broken
  7. Drum Solo
  8. My Disaster
  9. Words As Weapons
  10. Tonight
  11. Country Song
  12. The Gift (Acoustic)
  13. See You At The Bottom
  14. Save today
  15. Fake It
  16. Remedy