Nos ponemos al día con el review de uno de los conciertos más destacados del año, nos referimos al festival We Are One Tour 2017, el cual se realizó el pasado jueves 12 de octubre en el mítico Club Blondie y que tuvo como cabezas de cartel a dos importantes bandas de la movida Hardcore Punk Melódica: Face To Face junto a  Ignite, sumando a los invitados internacionales de The Decline, Much The Same y The Fullblast.

Tratándose de un evento con cinco agrupaciones, la apertura de las puertas fue temprana, The Decline fueron los encargados de abrir los fuegos, banda de Australia perteneciente a la movida Skate Punk, formada el 2006, con cuatro discos EP y tres álbumes de estudio. El público estaba en pleno proceso de ingreso y quienes presenciaron el show en ese momento no superaba el centenar de personas. En ese sentido, las tres primeras presentaciones se desarrollaron de manera progresiva, a medida que avanzaba la hora se iba completando la capacidad del recinto. Bajo esa situación, los australianos aprovecharon bien su tiempo sobre el escenario, sonido ejecutado de forma correcta y que fue observado con buenos ojos por parte de los presentes. Culminaron de tocar a eso de las 19:20 horas y el setlist entregado fue: Start Again, New Again, 66B, $hit Yeah!!, Almost Never Met You, Can’t Have Both, I Don’t Believe, Worlds Apart II, A Crash Course in Emotional English y Showertime in the Slammer.

 

Seguía el turno de Much The Same, agrupación Punk Rock de Chicago, formada en 1999, con tres discos larga duración, quienes comenzaron su show aproximadamente a las 19:40 horas. Los estadounidenses mostraron una exhibición sobria, con puntos altos que comenzaban a prender el ambiente con los primeros intentos de circle pit. El público apreció con atención cada tema interpretado, generando una grata percepción de los músicos. Wish, Masquerade, The Greatest Betrayal, Stitches, Snake in the Garden, Skeletons, Gut Shot, One of a Kind, Hits Home, Quitters Never Win, Seasons Change y What I Know fue la lista de canciones otorgada por el grupo.

 

The Fullblast fue la tercera banda de la obertura, grupo Punk Rock de Canadá, formado el año 2000, con tres álbumes de estudio y que comenzó su show a eso de las 20:20 horas. El aforo de espectadores ya superaba más de la mitad del lugar, por lo que se suscitó un clima un poco más cálido que con las presentaciones anteriores. No obstante, el conjunto tuvo que superar algunos detalles técnicos, pero de todas formas la exposición pudo compenetrarse con la aglomeración, quienes ya estaban calentando motores para lo que se venía. La canciones mostradas por los de Oakville fueron:  All I Need Is a Jetpack and Rollerskates, Shame, Why Does Banana Get Shotgun?, Spoons, Gats, (White Collar) Prison Tats, Redemption, Radio, Stay, It’s Cool y but Moneen Already Did It.

 

Ya habiendo finalizado el turno de las tres agrupaciones que abrieron el concierto, llegaba el momento de lo más importante, las dos bandas principales de la noche. El reloj marcaba las 21:15, era el momento de presenciar el regreso de Ignite a Chile y sus fans se colmaron en masa para no perderse por nada esta nueva pasada. A estas alturas el total de asistentes al evento, completaba la capacidad máxima del recinto, logrando repletar al tope el  Club Blondie. De hecho, personalmente, de todos los conciertos a los que he asistido en este lugar, era la primera vez que veía tan lleno el espacio, incluso el sector donde normalmente es ubicado el sonidista (quién todas las veces se encuentra en el centro de la pista) fue destinado a un pequeño rincón, por lo que la cantidad de público se percibió mucho mayor a lo acostumbrado. Dicho esto, la presentación de la banda estalló en un desenfreno total, desde la primera canción hasta la última, todo se convirtió en personas corriendo por un círculo que ocupaba casi la mitad de la cancha, gente haciendo crowd surfing por donde se mire y un intenso espectáculo musical entregado por los californianos. Musicalmente, el show estuvo impecable, la banda no tuvo inconvenientes técnicos, desplegando con destreza los acordes para que Zoli Téglás lidere la puesta en escena como si de edad estuviera en su mejor momento, lo que le permitió dominar a la multitud, la cual se regocijó a los pies de escenario. El listado ofrecido por la los de Orange Country fue: Poverty for All, Veteran, Know Your HistoryLet It Burn, Fear Is Our Tradition, My Judgement Day, Slowdown, Place Called Home, Sunday Bloody Sunday (U2 cover), Live For Better Days y Bleeding.

 

Eran las 22:20, quedaba la presentación final, el broche de oro para esta extensa jornada de Hardcore Melódico y si hasta ese momento pensaba que el ambiente no podía ser más vehemente, es porque no sabía lo que se venía con Face To Face, ya que los de Victorville desencadenaron un entorno totalmente desmedido. Formados en el año 1991, era la primera vez que se presentaban en Chile y así lo entendían sus fanáticos, quienes hicieron sentir por completo a la banda toda esa energía que se generaba al son de cada canción detonada por los norteamericanos.  Con diez discos bajo el brazo, los de California brindaron lo más selecto de su repertorio, haciendo que la multitud lo disfrute a concho. Trever Keith y compañía, como se diría en buen chileno, estaban en su salsa. Todo el recinto coreó cada uno de los cortes que el cuarteto desplegó con gran potencia y dinamismo.  El set impuesto por el conjunto fue: You’ve Done Nothing, Bent But Not Broken, Double Crossed, I Won’t Say I’m Sorry, Ordinary, You Lied, I Want, Walk The Walk, AOK, I’m Trying, Velocity, Complicated, I Won’t Lie Down, Blind, It’s Not Over, Encore: Pastel, Disconnected.

 

Sin duda la afluencia quedó altamente gratificada por todo lo que We Are One Tour trajo en esta versión 2017 y nos quedamos con esa misma sensación. Sobre la producción, destacamos la puntualidad y el orden en el que se desarrollo el evento, algo a destacar por el número de bandas internacionales en un mismo escenario.

[ot-gallery url=”http://aggresion.net/gallery/we-are-one-face-to-face-ignite-the-decline-much-the-same-the-fullblast/”]