Aguaturbia: La Diva y La Bestia.
23/11/2012
J.P Rodriguez (97 artículos)
0 comentarios
Compartir

Aguaturbia: La Diva y La Bestia.


Una verdadera diva llamada Denise y una bestia de la guitarra llamada Carlos Corales eran los encargados de poner un broche de oro en el escenario Pepsi de Maquinaria festival con toda la Psicodelia, Blues Rock y peso histórico de una banda mítica, tanto por su calidad instrumental/compositiva, como por lo atrevidos y adelantados para su época en un país como Chile.

Con casi una hora y media de retraso y con poco más de un centenar de personas esperando por su show, la banda sube al escenario y deja correr libremente el rock por los pastos del Club De Campo Las Vizcachas de la mano de “I Wonder Who Is Kissing Her Now” en una notable versión, más lenta que la grabada originalmente por la banda, pero poderosa y limpia, haciéndonos entender desde el comienzo algo que muchas veces olvidamos: Que el Rock no necesita de mayores artilugios que una Guitarra, un bajo, una batería, una voz y talento para entrar en tu pulso y conectarse con ese lado salvaje que sólo esta música puede alcanzar.

“Tu necesitas a quién amar” nos canta Denise, hipnotizante desde la altura del escenario, en una soberbia versión de “Somebody To Love” que hasta la mismísima Grace Slick hubiera envidiado, el tema comienza lento durante la primera estrofa, pero de pronto arranca con fuerza y rapidez, y en medio explota con un solo monstruoso de parte Corales, que se ve como alguien pasivo, quitado de bulla, pero que con una guitarra en las manos es capaz de hacer volar cabezas como si tuviera una ametralladora; la digitación es perfecta, limpia, fluida y, principalmente, poderosa, como lo requiere el Dios Rock.

Denise advierte: “Estamos recién agarrando vuelo” y “Rollin’ And Tumblin'” y “Waterfall” mantienen al público cautivo con excelentes versiones. La frontwoman gesticula como tocando guitarra, hace scat, juega con los músicos y nos deja luego con uno de los mejores momentos instrumentales de la presentación, la composición llamada “Ah, Ah, AH, Ay”, en que el baterista Willy Cavada se despacha un solo de varios minutos que saca aplausos y gritos.

“Blues On The West Side” sería otra de las excelentes versiones revisadas y luego para “En Mi Lugar” se da uno de los mejores momentos del show, que demuestra la calidad de músico que es Corales: Denise se quita el abrigo y es ayudada por un roadie que se lo lleva consigo, pero la vocalista se quitaba, además, una chaqueta que llevaba debajo y, sin nadie más que la ayudara es Corales quien la sostiene con su mano derecha mientras sigue tocando su guitarra con la izquierda sobre el mastil hasta que logra apoyar la prenda sobre la amplificación sin que esto interrumpiera el desarrollo del tema ni comprometiera su sonido… Una bestia.

El poderío vocal de la vocalista se desplegaría luego de decirnos “vamos a hacer un poco de Psicodelia” y soltar toda cambiante energía de “Evol” y su constante arenga Hippie “Everybody making love” que encuentra a un público totalmente poseído por la música, moviendo sus cabezas al ritmo del Rock ejecutado por estas verdaderas leyendas vivientes y donde Miguel Pérez tiene la oportunidad de lucirse con una gran sección de bajo que también saca aplausos. Luego, para terminar el show dejan un Rock and Roll de aquellos, rudimentario y rápido, en el cual los solos de Corales se cuelgan de la melodía para seguir sorprendiendo con la versatilidad de su técnica.

Así, con un desborde de Rock, la banda finaliza su presentación en Maquinaria como lo que siempre han sido, una estrella para los más entendidos y la energía viva de una juventud que buscaba nuevas formas de expresión en un Chile que aún poco entendía de aquel “ruido” llamado Rock y así como sus discos son objeto de culto para coleccionistas (especialmente en el extranjero), en el festival su show fue seguido por pocas personas; pero mientras miles se cegaban con el artificio y las luces de The Prodigy, poco más de un centenar de entendidos cerraba con broche de oro y al ritmo del Rock And Roll más puro, una jornada consagrada a la Diosa música, con una Diva y una Bestia que han dedicado su vida a ella.

Por: Juan Pablo Rodríguez
Fotografía: Julián Pacheco

Facebook Twitter

J.P Rodriguez

J.P Rodriguez

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *