Behemoth, oscuridad y evolución.
16/10/2012
J.P Rodriguez (97 artículos)
0 comentarios
Compartir

Behemoth, oscuridad y evolución.


Varias opiniones suelen aparecer cuando se pregunta por Behemoth: Que son vendidos, que son “true”, que son malos, que son buenos, antes eran mejores, que ahora son mejores, que su sonido es increíble, y un largo etcétera que anula todo atisbo de objetividad al intentar definir a los polacos. Pero en lo que sí existe acuerdo es en que la banda no pasa desapercibida. Es difícil encontrar a un metalero que no los ubique, por muy recientemente iniciado en el Metal que este sea.

De hecho, hablar de Behemoth es hablar de uno de los representantes de la evolución del Black Metal hacia nuevos sonidos -como muchas otras connotadas agrupaciones también lo han hecho, a saber, Emperor, Mayhem, Satyricon, Belphegor, Dissection, entre otras- donde, obviamente, habrá simpatizantes y detractores; si me preguntan a mí, me considero un simpatizante de los nuevos sonidos de la banda así , sin desmerecer por supuesto sus primeros trabajos que, a pesar de la mala calidad de su sonido, fueron la bandera de batalla para una importante rama del Metal y hoy en día son joyitas regalonas para los que tenemos aquellas versiones en formatos originales.

A pesar de que a los metaleros más conservadores, algo así como “True-Kult-Ave-Satan-escucho-música-en-cassette-por-que-es-mas-real” les duela, todo evoluciona, es parte de la vida y lo bueno es que en la música, cuando se evoluciona mal, se puede volver atrás y evolucionar de nuevo (pregúntenle a Metallica). Por suerte, el Black Metal y el Blackened Death Metal han evolucionado más que positivamente en sonidos, ambientes y riffs mucho más interesantes que otras corrientes y es aquí donde Behemoth tiene para darse duro en el pecho con piedras forjadas en el mismísimo Averno.

Primero que todo, las letras de sus temas han tomado una variante que harían sentirse orgulloso a Aleister Crowley; los nuevos sonidos trajeron consigo nuevas inspiraciones que cambiaron por completo el rumbo de la banda, desde temas como “Ceremony Of Shiva” y “The Alchemist’s Dream” de “Satanica” (1999), hasta el último disco, “Evangelion” (2009), en donde el juego con los significados y los símbolos es sencillamente magistral. Con dosis casi imperceptibles de misantropía cruda y a la vena, “Ov Fire and the Void” o “Defiling Morality ov Black God”; junto con relatos bíblicos que se mezclan con la mitología Hebrea, Egipcia y Romana, este disco es, sin duda, una de sus obras maestras en cuanto a letras concierne.

Si hablamos sobre lo estrictamente musical, uno de sus mejore trabajos es, sin desmerecer a los demás, “Zos Kia Cultus” (2002) . Lo importante es remarcar que a partir de “Satanica” (1999) el sonido de la banda cambió considerablemente y aumentó tanto en calidad como en creatividad logrando un sonido único y característico. Solo destaco a “Zos Kia Cultus, 2002” ya que, como experiencia personal, la primera vez que lo escuché fue como poner un soplador industrial en mi cara: ¡¡Alucinante!!

Sobre los videos de la banda, podemos decir firmemente: “¡¡En tu cara, Dimmu Borgir!!” Con menos o más recursos (da lo mismo en realidad) Behemoth ha sabido llevar los videos y la creatividad de estos a otro nivel; verdaderas pesadillas no aptas para nenas que se asustan con películas como “Destino Final”, llenos de contenido relacionado con la letra del tema, como “Alas, Lord Is Upon Me”. Dimmu Borgir lo intentó pero falló miserablemente ante la creatividad y la puesta en escena de los polacos que, como se supo recientemente, han debido cambiar de recinto en respuesta a la demoledora venta de entradas, fiel respuesta de sus fans que en 2008 deliraron ante la presencia del Demonio Mitológico, Behemoth.

Por Javier Bravo Flores

Facebook Twitter

J.P Rodriguez

J.P Rodriguez

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *