Kingdom of Hate: El peso de la historia en el Metal Fest Santiago.
27/03/2012
J.P Rodriguez (97 artículos)
0 comentarios
Compartir

Kingdom of Hate: El peso de la historia en el Metal Fest Santiago.


Kingdom of Hate es un nombre que remite a los primeros grandes pasos del Metal Extremo en nuestro país. Su historia se ha visto premiada con una gran cantidad de presentaciones, tanto en solitario como también abriendo shows internacionales. El peso, para ellos, no es algo que se escuche solo en su música, está también en sus posturas y planteamientos, en su mirada atenta a la escena que ellos mismos ayudaron a forjar y en la actitud y pasión que ponen en lo que hacen. Sobre el cierre de etapas, la búsqueda de nuevos sonidos y su próxima participación en el Metal Fest Santiago, conversamos con sus integrantes Andrés Marchant (Voz) y César Añasco (Guitarra). Disfruten.

Los Primigenios: Haciendo Historia

Partiendo por hacer historia ¿Qué responsabilidad se atribuyen ustedes mismos en el forjamiento de la escena metalera en Chile y quiénes más ayudaron en esta gesta?

Andrés: Bueno, yo creo que hay varios músicos conocidos que formaron parte de los primeros conciertos de Metal, está Anton (Reisenegger – Criminal, Pentagram, Fallout), está Yanko Tolic (Massakre), Marco Cusato (Rust, Warpath), estaba el “Pera” Cuadra (Dorso), estaba el “Nata” (Nataniel Infante, guitarrista de la banda) y yo, que en ese tiempo tocábamos en Necrosis y formamos parte de los primeros conciertos. El primer concierto de Metal en Chile fue el Death Metal Holcaust, que fue en Ñuñoa, en la calle El Aguilucho y el “Nata” estaba con Crypt y bueno, después vinieron los Manuel Plaza y otros conciertos más, que fue un poco la Época Dorada del Thrash, donde las bandas llevaban 2.500 o 3.000 personas fácilmente, así es que somos parte de los primigenios.

César: Bueno, yo esa época la viví más como público que como músico, pero desde esa perspectiva, fue bastante inspirador, viendo a esas bandas que estaban formando una escena “a pulso” y, posteriormente, llegar a tocar con los mismos músicos que yo veía en ese tiempo desde la otra vereda, eso es bastante motivador.

¿Se sienten, en cierto sentido, “padres” de la escena Metal chilena?

Andrés: Sentirse “padres” sería una arrogancia tremenda, hay una cantidad de bandas de una calidad y de una originalidad, creatividad y pasión increíbles, nosotros tocamos en todos lados y siempre nos encontramos con bandas que nos impresionan, entonces decir que somos los “padres” sería de una arrogancia que no corresponde. Hay músicos de gran calidad en chile, sobre todo tocando metal, que no quieren plata, es pura pasión, puro amor por la música; creo que nos sentimos en el mismo carro, pero somos más viejos no más, estamos en la misma parada que un montón de bandas súper talentosas que hay en la escena chilena.

César: Bueno, quizás yo no tenga tanta participación en esa historia, pero si puedo decir algo bien parecido a lo de Andrés, nosotros cultivamos un estilo que quizás es bien clásico y, por lo mismo, se puede inferir que influimos a bandas actuales, pero con las comunicaciones de hoy es súper fácil tener influencia de todos lados, hay una mayor apertura y el decir “nosotros plantamos la semilla y de ahí salió todo” es demasiado “tirado de las mechas”.

¿César, cómo y cuanto tardaste en llegar a tocar con esas bandas?

César: Los Manuel Plaza eran por ahí por el ‘88-‘89 y esa época la viví más de público, pero tuvieron que pasar 10 años para que yo llegara a tocar con esas personas que yo veía en las tocatas, porque después la escena sufrió un “bajón” y ya no llevaban la misma cantidad de gente y hubo un resurgir de esta escena a mediados de los ‘90, no al nivel que había llegado a finales de los ‘80, pero en esa pasada fue que me subí al carro de los músicos, ya desde esa posición, y hasta el día de hoy, que seguimos tocando, seguimos haciendo música y seguimos, también, tocando en vivo.

Necrosis es un nombre grande para el metalero chileno ¿Cómo asume Kingdom of Hate ese legado?

Andrés: Bueno, lo de Necrosis es una historia re larga y re antigua, pero, básicamente, el nombre fue inventado por mí, por ahí por el año ’84. Bajo ese nombre tuvimos varias formaciones, estuve con el hermano de Yanko (Tolic), el yerko, estaba también Eduardo “Picoroco” Navarrete que tenía un sello que murió hace un tiempo atrás (Picoroco records) y después se formó la alineación clásica de Necrosis. Yo viajé a Brasil, por ahí por el ‘85 u ’86 con un Demo y lo mostré allá y obtuvimos un contrato, después, al año siguiente viajamos a tocar allá, pero ya íbamos sin baterista y sin bajista; para el baterista era la última vez que tocaba con nosotros, porque se iba a formar Fallout, que es un grupo que tenía Anton (Reisseneger) en ese entonces y tocamos con un bajista Brasileño.
Después de volver de Brasil tocamos con varios bajistas y bateristas, entre ellos estuvo “Comegato”, que toca en Yajaira y estuvo también Alfredo Peña, que es hermano de Mauricio, que murió y prácticamente gatilló la disolución del grupo, así que, en lo que a mí respecta, Necrosis murió por ahí por el ’91.

¿Qué significado adquiere para ustedes la edición de su disco The Search (2009), tomando en cuenta que son composiciones que tienen ya más de 20 años y que están dentro de los grandes clásicos del Metal Chileno?

Andrés: Un significado tremendo, porque yo creo que los temas son como tus hijos y creo que estos hijos, en la versión original del The Search no tuvieron el tratamiento debido por las limitaciones de presupuesto y las limitaciones técnicas de ese entonces y es una oportunidad tremenda, yo lo disfruté mucho, estoy muy orgulloso de la versión 2009. Grabarlo con todos los recursos de hoy día nos tomó 2 años, fuimos en extremo cuidadosos de probar una y otra vez el sonido de las guitarras, las voces, la batería y creo que le dimos el tratamiento que esas canciones merecían y son buenos temas, son buenos temas incluso estando mal grabados, como estaban los originales, así que es un sentimiento muy personal, muy propio.

César: Para mí, aparte del significado emotivo de rescatar los temas clásicos del grupo, está lo que es cerrar un capítulo, porque cuando empezamos con Kingdom of Hate, la idea no era “quedarse pegados” en lo que era Necrosis, entonces al hacer esto era como que cerrábamos el libro y nos dedicábamos completamente a hacer música nueva, incluso a girar un poco el estilo, porque cuando grabemos los temas, todos se darán cuanta de que Kingdom of Hate tiene la ambición de abarcar un poco más de lo que se ve en la reedición del The Search, hay más estilos puestos, hay más apertura hacia otros estilos de música, así que la reedición para mi es como el cierre de un capítulo y el inicio de algo nuevo.

Mirando al presente ¿Cómo son las nuevas composiciones de la banda, varía algo respecto del repertorio clásico creado por Infante y Marchant en los ‘80?

César: En cuanto a la música que estamos haciendo ahora, que son básicamente composiciones de Andrés, de Nataniel y mías, que somos el núcleo creativo de Kingdom of Hate, es como te contaba recién,una progresión, quizás no tan natural de lo que es Necrosis, porque hay la intención de abarcar más, hay una intención de juntar todos nuestros 10 años de escuchar música al margen del grupo; tanto tiempo que pasó, tanta música nueva que escuchamos y lo vertimos todo, venimos con mucha más experiencia a componer, venimos con una apertura distinta así que a mí, personalmente, me gusta bastante la música que estamos haciendo.

Andrés: Los temas que estamos haciendo ahora tienen muchos más matices, más variedad, te puedes encontrar influencias de Heavy Metal Clásico, Michael Schenker, algo de Black Sabbath, hasta unos toques medios Doom…

César: O Zeppelianos incluso…

Andrés:Led Zeppelin por ahí y también está el Thrash más clásico, como Kreator, Exodus y todos los clásicos de principios de la escena, incluso algunos temas que tenemos son ultra técnicos, muy complejos, de hecho todavía estamos ensayando para sacarlos bien, porque tienen unos tiempos muy, muy complejos, casi de metal progresivo, entonces tenemos una mezcla de estilos que hace entretenida la música, porque hay grupos increíbles que son tan intensos que cansan y yo creo que cuando uno toca una parte violenta y heavy, suena mucho mejor cuando se matiza en velocidades o se deja partes violentas con partes más melódicas y para nosotros eso es lo que hace interesante a una canción; sería re fácil hacer una canción a dos bombos “rajá” y afinado en FA y sonaría heavy, sonaría pesadísimo, pero nosotros tenemos una propuesta más amplia y más ambiciosa y, la verdad, la música que estamos haciendo es más para nosotros y si hay gente que nos acompaña y le gusta, la raja, extraordinario, felices que les guste nuestra música, que es lo que a nosotros nos llena y la estamos haciendo a puro “ñeque”.

Un vino con Dios: La recepción y el soporte a los grandes.

¿Cómo recibe el público su propuesta, tomando en cuenta que han podido presentarse ante audiencias grandes como teloneros de bandas como Iron Maiden o Heaven & Hell?

César: La recepción que hemos tenido en vivo ha sido bastante satisfactoria, de hecho un poco mejor de lo que nosotros mismos esperábamos, porque si bien tenemos un repertorio que nos asegura de cierta forma una recepción cálida de la gente, que son los clásicos de Necrosis, muchas veces ni siquiera hemos tenido que recurrir a eso, hay tocatas en que nos hemos presentado con un repertorio casi completamente nuevo, solo con una o dos canciones antiguas y nos ha ido bien igual, así que anticipamos que vamos a tener una buena recepción donde toquemos.

Iron Maiden fue un concierto tan masivo que ni siquiera concentraba solamente a fanáticos del Thrash Metal, entonces yo creo que para muchas de las personas que estuvieron ahí viéndonos era la primera vez que escuchaban los temas, incluso por edad hay quienes no tenían idea de quiénes éramos nosotros y la recepción fue increíble.

Andrés: Iron Maiden fue algo increíble, la verdad es que estábamos todos bien nerviosos y además tuvimos todo tipo de complicaciones logísticas, cuando llegamos al estadio se nos olvidó llevar la batería (risas) y nos dieron 10 minutos para probar sonido y, además, no nos dejaban pasar a ningún lado, pero tocamos un pedacito de The Search como prueba de sonido -un minuto- y cachamos que quedó la cagada al tiro entonces fue como “de aquí ya salimos jugando”.

Era impresionante, era un mar de gente y yo, desde arriba, veía que habían, al menos, cuatro mosh y la gente saltando… Fue una huevada increíble, una experiencia que no voy a olvidar nunca, como fue también el tocar con Heaven & Hell, yo estuve conversando unos 40 minutos con Dio, tomándome un vinito con él, conversando de todas sus bandas, su formación, es una experiencia increíble haber hecho esos teloneros con todos esos monstruos, un sueño hecho realidad.

Yendo a tu pregunta, en general tenemos súper buena recepción con la gente, los temas gustan, los nuevos y los antiguos. Todos los veranos acostumbrábamos a hacer algunos conciertos en La Batuta, por ejemplo y la huevada siempre se llena, así es que yo creo que, en general, la gente nos recibe bien.

Apartarse de los modelos: El revival del Metal.

¿Cómo ven el revival del Thrash “Old School” que se ha venido dando en los últimos años?

César: Este revival del Thrash Metal y el rescate de todo lo que venía acompañando a ese estilo lo vemos como una antesala de que algo puede ocurrir, porque cuando este estilo estaba en auge, ocurrió que se vio frenado por el auge de otros estilos, como por ejemplo al Grunge, entonces murió todo ahí, y creo que esta segunda oportunidad tiene que ser capitalizada por las bandas, no solo rindiendo un tributo dogmático a un estilo, sino que ir más allá, apartarse un poco de los modelos y, de eso, quizás salga algo interesante los próximos años en cuanto a música, sobre todo en Chile.

Andrés: Yo creo que, como género, el Metal tiene la particularidad de que no es como el Pop, porque hay temas que tienen 20 años y todavía gustan y las generaciones más jóvenes descubren esos temas y les gustan también; por otro lado, dentro del metal los sub-estilos se fusionan, hacen revivals, está el revival del Thrash, está el revival del Doom Sicodélico, todo lo que es el metal progresivo, entonces todo esto se va mezclando y se va creando nueva música y eso es lo que hace entretenido y valioso a este estilo; alguien puede decir “el Thrash clásico está agotado”, pero tiene para mezclas, puedes agregar elementos de aquí o de allá y aportar en originalidad, así es que yo creo que es algo saludable de la escena y saludable del metal en general y es lo que hace interesante a esta música.

¿Qué es lo que hace falta para volver a algo como la que fue la Época Dorada del Metal en chile?

César: Quizás esas cosas pasan como casualidad en algún momento, pero creo que si los productores quisieran hacer conciertos mejor organizados, si el público también pusiera su granito de arena en respetar a las bandas nacionales, todo el trabajo que hay detrás, ahí la escena se levantaría casi como consecuencia lógica, pero también creo que el tiempo va marcando esto y si no “levanta” es porque no es su momento no más y sucederá posteriormente.

Andrés: Más allá del metal, yo creo que lo que falta en Chile es crear los marcos legales de protección al creador chileno y te estoy hablando en general, desde la Cueca hasta el Metal. Existe una falta de respeto por el músico chileno; en otros países, México, por ejemplo, tienen leyes en que el 30% de la programación de la radio debe ser local y en que es obligatorio poner un telonero nacional cuando hay conciertos internacionales; el mal uso de los derechos de autor se penaliza con penas muy duras y aquí en Chile estamos prácticamente desprotegidos, “a la buena de Dios”; hay productores que tienen cierta ligazón con la escena chilena y con los músicos y siempre invitan a teloneros nacionales, pero también hay otros a los que les importa una raja, es más, probablemente es un problema para ellos, porque hay que llevar otro backline, hay que llevar la logística, hay que comprarles un par de cervezas a los músicos, entonces yo creo que es toda una cadena que parte por sentar las fundaciones para el músico chileno y fomentar la creatividad, si el arte es parte de la cultura y de la salud de un país, yo creo que, en ese sentido, estamos muy mal, hay harto por hacer y eso escapa al ámbito de un músico de Metal, es algo mucho más amplio.

Por otro lado, hoy día es más fácil escuchar a Pappo, a Riffo a La Renga que escuchar a Los Jaivas en una radio cualquiera, entonces esa huevada no puede ser, yo creo que la calidad y originalidad del músico chileno –y hablo particularmente por el Metal– no tienen absolutamente nada que envidiarle a las huevadas de afuera.

César: Nosotros tenemos otra impresión y otra expectativa de las bandas de afuera y verlos a veces es una decepción para nosotros que manejamos esto, prácticamente, como un Hobby y ellos son profesionales, pero las bandas están al mismo nivel.

Andrés: Hay bandas chilenas increíbles, el otro día escuchamos a A La Vena, por ejemplo… ¡Tremenda banda! Mezclan una gran cantidad de estilos, puedes escuchar de Suicidal Tendencies a Opeth entremedio, es una ensalada con teclados ¡Una huevada alucinante! Dorso, el último disco está increíble.

César: Recrucide también.

Siguiendo con ese tema y siendo ustedes unos viejos zorros del Metal ¿Cómo ven las escena nacional actual (las nuevas bandas y sonidos), qué bandas rescatarían o recomendarían y por qué?

Andrés: Mira, nosotros hemos estado tocando harto y vamos a todos lados, pero a mi me impresionó mucho Rajavana, grandes amigos nuestros, tocamos muy seguido juntos, tienen un estilo bien particular con su onda vikinga los dos gorditos; está Recrucide, que es una banda de Death Metal técnico increíble, sacaron un disco pero absolutamente “Pro”que no tiene nada que envidiarle a las bandas de afuera; está A La Vena, que te nombraba hace un rato atrás ¡Hay una cantidad de talento en las bandas chilenas que es notable! El problema es que están todos desprotegidos, a los conciertos de bandas chilenas va re poca gente y se están perdiendo de algo especial: Creatividad, pasión y talento.

César: De las bandas, no sé si tan actuales, me gusta Nuclear, la forma en que tributan al Metal clásico… Hemos tocado en El Pantano, con bandas como Dekapited y toda una camada de bandas que rescatan un estilo distinto cada una y lo que yo aspiro es a que, de eso, pueda salir una escena chilena más autentica, más genuina y los recursos están -me refiero a los recursos de talento- para que la escena chilena se pueda consolidar y pueda nacer una nueva Era Dorada.

¿Cómo aconsejarían a todos los jóvenes que, al igual que ustedes en su tiempo, comienzan desde temprana edad en el metal para que no se desanimen y sigan en este camino… Ser los próximos Kingdom Of Hate?

Andrés: No sé si es un buen consejo que se conviertan en los próximos Kingdom Of Hate, porque van a perder plata (risas). Yo creo que lo importante es la pasión, la originalidad; uno siempre parte un poco tributando a sus héroes, pero de ahí parte toda la creación propia, es parte del proceso. Yo creo que “quedarse pegado” en los tributos es lo más nefasto que puede haber. Esto es pura pasión, no esperen ser rockstars, no esperen ganar plata, esto se hace a puro corazón y a puro “ñeque” y el que es más constante y tiene más fuerza interior va a seguir tocando…

Al final este es una especie de Hobby que sale más caro que la cresta, porque se pierde mucha plata, pero yo creo que la pasión puede más y esa es la receta: Ponerle corazón.

César: Exactamente y es el único consejo que se puede dar. Nosotros sabemos bien que elegimos el estilo menos rentable de música, de todos los que podían elegir, hicieron la peor elección, así es que tienen que abrazarlo, darle con todo no más y llevarlo con pasión hasta donde puedan y un poco más incluso.

Tocando o no, hubiera estado ahí: El Metal Fest Santiago.

¿Qué esperanzas tienen puestas en el Metal Fest, tanto como banda y también como fanáticos del estilo?

Andrés: Que no llueva, porque las bandas chilenas van a estar afuera (risas).
Me gusta ver el vaso medio lleno y es una tremenda oportunidad de mostrar nuestra música a un público más amplio del que normalmente va a los conciertos de bandas chilenas. Alguien podría decir “es una desventaja que los chilenos no estén en el escenario Principal” y yo creo que puede ser, porque hay bandas chilenas que tienen el mérito suficiente para compartir escenario con las bandas internacionales, pero prefiero ver el vaso medio lleno y mostrar mi música a la mayor cantidad de gente posible; además el formato del festival es muy novedoso e interesante para nosotros, es algo que se hace harto afuera, va a haber una especie de “Metal Camp”, donde habrá harto merchandising de metal, como poleras, discos, tatuajes y eso le dará toda una onda distinta al concierto. No es el primer festival de metal que se hace en chile con bandas chilenas, pero el formato y la magnitud, lógicamente, lo hace único, y creo que es un evento imperdible, si no nos hubieran invitado a tocar, como músicos, te aseguro que igual estaría ahí, ya sea por ver a Anthrax o Kyuss, pero también para ver a bandas chilenas, está Poema Arcanvs, Dorso, que son bandas de las que soy fan y hubiera estado ahí si o si, tocando o no tocando, así que es un privilegio y un honor estar tocando en el festival.

César: Este festival va a marcar historia y es la primera incursión de un nuevo formato que tal vez sirva para que las bandas chilenas puedan mostrar su música a un público más masivo, así que esta oportunidad nosotros la vamos a aprovechar más que podamos, no nos vamos a desgastar fijándonos en las diferencias que van a haber con las bandas internacionales, sino que aprovecharlo lo más posible, tener la confianza de que la gente va a poder apreciar nuestra música y la de nuestros compañeros de escena.

¿Qué esperan de los fanáticos y qué pueden esperar ellos de su presentación en Metal Fest?

César: Tienen que tener la certeza de que nos vamos a preocupar al máximo por presentar un espectáculo que esté a la altura de este evento que no ocurre todos los días y que, quizás, va a ser una ocasión única, ya que en años no creo que se produzca otra ocasión como esta, así es que estamos preocupados de entregarles lo mejor que podamos, estamos ensayando desde ya para que todo salga perfecto y pueden tener esa seguridad.

Andrés: Que la gente disfrute de las bandas, que lo pase bien. Nosotros tenemos un set de unos 30 o 40 minutos; vamos a tocar un medley de canciones del The Search, pero también queremos dejar harto espacio para presentar los temas nuevos que estamos empezando a grabar ahora para el segundo disco, así es que disfruten no más; siempre nos ha ido bien con los públicos masivos, así es que ahora nos va a ir bien también.

Por: Juan Pablo Rodriguez / Fotos: Julián Pacheco

Facebook Twitter

J.P Rodriguez

J.P Rodriguez

Loading Facebook Comments ...

Comentarios

¡Sin comentarios aún! ¡Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escribe un comentario

¡Tus datos están seguros! Tu correo electrónico no será publicado. Ninguno de tus datos se compartirán con terceros. Los campos marcados son obligatorios *